lunes, 25 de junio de 2018

Un deseo.



Anoche se quemaron  millones de deseos escritos en papel en las hogueras de San Juan. Hace un año quemé  el mio, se hizo realidad porque solo pedí llevar una vida tranquila y que mi amor no se volviera agrio, que perviviera en espera de otro amor. Le mandé anoche un mensaje para que pidiera el suyo y deseo que se cumpla, fuera el que fuera.
En algún momento dejé de ocupar un lugar en su corazón, el amor es así,  viene a lomos de una flecha arrojada por un ángel con cara de pillo y lo que hasta entonces  era una bella historia para contar al brillo de la lumbre, ser trocó en simple rescoldo de cenizas, ocupado por otros amores unos más fugaces que otros. 
Ha pasado un año y se prenden de nuevo hogueras, una oportunidad para deseos nuevos, yo escribiré sin embargo el mismo, vivir rodeado de buenas personas. Elegí hace muchos años a la flor de la amapola como mi preferida, roja, simple, frágil,  bella. En muchas cosas me identifico con ella, debes dejarla pegada a su tierra donde nació,  no la puedes cortar, a lo sumo puedes llevarla entre dos páginas de un libro y eso porque en ellas hay algo que atrapa varios latidos de tu alma.
A todas las mujeres que ame, de una manera u otra permanecen hoy en mi, seria cruel e inhumano borrarlas, a ella también sigo amandola a pesar que hace mucho tiempo que dejó de sentir lo mismo por mi, esa es la libertad de los seres humanos,  esa es la belleza del sentimiento, todos somos como las amapolas, libres para decidir a quien amar. Hoy de vuelta de esa hoguera tengo que dar gracias por quien hoy me acompaña.


domingo, 24 de junio de 2018

Canción de ausencia.



Aquí dijiste:
"así soy yo,
como esa música
triste y alegre a un mismo tiempo".
Y te amo
en el olor que tiene mi cuerpo de tu cuerpo,
en la feliz canción
que vuelve y vuelve y vuelve a mi tristeza.
En el día aterido
que tú estás respirando no sé dónde.
En el polvo, en el aire,
en esa nube
que tú no mirarás,
en mi mirada
que te calcó y fijó en mi más triste fondo,
en tus besos sellados en mis labios,
y en mis manos vacías,
pues eres hoy vacío
y en el vacío te amo.
Piedad Bonnett.

Cogí el vestido que tanto le gusta.

Cogí el vestido que tanto le gusta
a mi amigo
cogí el vestido y volaron mariposas
y lo enredé en mi pecho
con tres deseos de hiedra.

(A las velas del barco blanco
que no me olviden,
al pájaro que no me cante en la rama
de la flor del dolor
y al agua que mi amigo me llame
cuando lo lave.)


Almudena Guzmán .



sábado, 23 de junio de 2018

Un honorable sinvergüenza.


Era de madrugada, ella estaba dormida y él se acercó lentamente, retiró la sabana para dejarla al descubierto y luego le hizo un  par de fotos con su teléfono móvil, ni el mismo se creía que hubiera estado en la cama con ella, por ello quiso tener una prueba para enseñarlas llegado el caso. Era  lo que decimos un sinvergüenza, de esos que caen simpáticos a muchas mujeres pero que son incapaces de guardar un secreto. Muy pocas personas creyeron su historia, pero nunca enseñó las fotos, se desprendió de ellas años despues mediante un correo. Hasta los sinvergüenzas tenian su código de honor y lo respetaban.
Hoy han desaparecido los sinvergüenzas, los secretos y los cuchicheos. La gente se hace selfies o se graban videos practicando sexo y se los envían o enseñan unos a otros en cualquier barra de bar, nada importa.
¡¡Camarero otra cerveza y que sea grande por favor!!


Elogio al olvido.

Hasta una cierta edad nuestra felicidad depende de alcanzar unos sueños, de tener una fértil imaginación y crearlos. A partir de otra nuestra felicidad depende gran parte en olvidar. Hay personas y sucesos que lo mejor es dejarlas tal cual en el olvido, lo bueno y lo malo, porque nuestra mente va ordenada por cajas y cuando la abres sale todo así que mejor es precintarla, solo el paso del tiempo dirá cuando estas dispuesto a recordar, a veces eso es nunca dependiendo de cada cual y cada cosa.
Necesitamos olvidar para creer, para soñar, para imaginar, ilusionarse de nuevo es inherente a no acordarte de los tropezones, "fue tan grande el amor, es tan grande el olvido" decía más o menos el poema. El photoshop del enamoramiento tarde o temprano desaparece, luego volvemos a encontrarnos esa foto y piensas....en qué  estaría yo pensando, es cierto, ni veías que tenia un ojo más grande que el otro, ni aquel diente postizo, ni sus juanetes. Ella pensará otro tanto, con lo cual deducimos lo mentiroso que es el amor. Esta hipérbole viene a que luego de olvidar tenemos lo que fue pero sin artificios. Recuperamos mediante el olvido la capacidad de volver a enamorarnos, de mentirnos para soñar auque sea un poco, pero conseguimos darnos otra oportunidad. 
El olvido es ese zafarrancho de limpieza que nuestras madres hacían dos veces al año, ese repintar el zaguán y el sardiné una palabra que le encanta a una amiga mía de la que nunca deje ni dejamos de estar enamorados. Es bonito conservar amores pequeños, que engañan como los iceberg que pequeño solo es  lo visible. El olvido es esa tijera de podar en otoño, necesaria para que surjan brotes nuevos.
Es posible que la vida te de una oportunidad con los años, hazle sitio, alguien llegará en el presente o desde el pasado como conté en la entrada anterior. Lo escuché de un hombre tomando café, me encantó un oirlo porque aunque peinaba unas pocas canas con la mirada encendida habló de su juventud y de la actualidad, fué  como esos brotes verdes que te sorprende un día de invierno. La vida siempre está luchando por emerger y por eso necesitamos limpiar las hojas muertas.

viernes, 22 de junio de 2018

Desde el pasado.



 Quién me iba a decir que la oportunidad para el futuro vendría del pasado. Un mensaje, una foto sacada de un bolso antiguo, del fondo de un cajón olvidado. Una foto de esas que se daban cuando escribíamos de puño y letra, de papel sobre y sello, de cuando esperábamos mínimo  una semana para leer la respuesta,  de cuando buscábamos una cabina en la calle para hablar como un agente secreto porque el teléfono lo teníamos en la salita y los padres bajaban la tele para no perder detalle. Creo haber sido gráfico.  
Una foto que a ella le sirvió para recordar que hubo un año en que fue feliz, que fue el destino y no nosotros quien decidió dejar de vernos y aunque luego volvimos a encontrarnos fue en la iglesia de su pueblo donde se casó, en la sala de partos del hospital cuando vinieron los niños, luego solo existió un hueco lleno de prisas.
Una foto y después una llamada. Como estas?, bien y tu?, mal y tu?, donde estás?, cerca tuya, cuanto de cerca, aparcada fuera.
Luego han pasado unos pocos meses, llenos de silencios mirando el mar, luego de charlas tras un pacto "nada del pasado,  solo aquella foto". Una noche entro en mi dormitorio, puedo quedarme contigo, dijo con las gafas y un libro. Tu roncas?, no se, no me escucho dormida. Pues yo si. Entonces procuraré dormirme antes.
No se quien de los dos comenzó a hacerle el amor al otro, pero sucedió y no la primera noche, ni la segunda, sucedió cuando su mente, su corazón y su alma lograron ponerse de acuerdo o quizás se volvieron locos todos a la vez. 
Lo habíamos intentado de jóvenes y fue un desastre, lo hemos hecho ya de mayores pasadizos y ha sido maravilloso, tanto que ha sido como un quitagrasas de mis recuerdos. Distinto, maravilloso, tierno, de esos de dormir abrazados hasta las diez de la mañana. 
Ayer llegaron sus hijas, se reunieron en el jardín  dándose besos, cuchicheando en voz baja, esas risitas cómplices  y esa madre ruborizada.
Así que eras tu? dijo la mayor al entrar en mi cocina, la veíamos ir de arriba abajo con tu foto en la mano hasta que se marchó. Esta como una niña pequeña, prométenos que la vas a cuidar. Os quedáis a comer no?, a lo que queráis mejor dicho tengo camas para todas, respondí. 

lunes, 18 de junio de 2018

Al calor de la noche.



El calor de la noche se dejo sentir con toda su intensidad, mi cuerpo se humedeció de golpe cuando desapareció la brisa, estaba pensando en ella cuando se iluminó la pantalla de mi teléfono.  "¿Estas despierto?, me encantaría pasar la noche contigo, te echo de menos", he dejado la llave donde siempre. Hacia dos años que esperaba estas palabras,  me vestí, cogí las llaves del coche y en unos minutos estaba frente a su casa. Las llaves efectivamente estaban allí en el hueco, entré  sin hacer ruido y subí al piso de arriba donde estaba su dormitorio. Ella se volvió en la oscuridad y dijo en voz baja..desnúdate y ven conmigo.
No dijimos ni una sola palabra, solo fue dar rienda suelta a las manos, los besos, el roce de nuestras piernas, su piel y mi piel se lanzaron al juego del deseo y al impulso de la pasión. Que decir, si ya habíamos dicho todo cuando rompimos y casi todo malo. Son nuestros cuerpos los que se han rebelado, inconscientes, irreflexivos, no necesitan ni quieren pensar,  necesitaban llenarse uno del otro sabiendo que los que han pasado por ella y las que han pasado por mi no han saciado la necesidad de nuestra piel de sentirse amada, querida, deseada...Por eso la llamada de esta noche. Luego uno frente al otro hemos explorado cada centímetro de nosotros mismos. 
Con la primera luz del amanecer se volvió y me dio un beso en el hombro.
-Deberías irte antes que comiencen a irse los vecinos, son demasiado cotillas y no tengo ganas ni de mentir ni dar explicaciones. Puedo llamarte otra noche? me preguntó......
-Sabes que si.

Habrá estrellas.


Habrá estrellas en el lugar por siempre;
aunque la casa que amamos y la calle que nos encantó se pierdan,
cada vez que la tierra circula su órbita
en la noche en que se atraviesa el equinoccio de otoño
dos estrellas que sabíamos, posadas en el pico de la medianoche
llegarán a su cenit: profunda será la quietud;
habrá estrellas en el lugar por siempre,
habrá estrellas por siempre, mientras nosotros dormimos.

Sara Teasdale. EE.UU 1884- 1933.


La puse por primera vez el 4 de marzo del 2012.


domingo, 17 de junio de 2018

El acorde perfecto.


Aunque el Kamasutra traiga un elevado número de posibilidades en cuanto a variables físicas,  en realidad solemos repetir solo unas pocas por lo habitual con nuestras parejas, claro que después de las cincuenta sombras es posible que experimentáramos otras más.  Lo que realmente diferencia al tener sexo con una u otra persona es la persona en si, bueno eso siempre que comparemos dos físicos parecidos. Es la persona y lo que sintamos por ella. Por ejemplo nos atrevemos a cosas nuevas mejor con alguien ocasional, eso siempre me ha intrigado, el porqué con tu pareja no sales de la rutina y te dejes llevar a Cuenca por un desconocido. Lo segundo es que la intensidad que sentimos en cuanto al amor no se corresponde muchísimas veces con la intensidad de lo que sentimos o hemos sentido practicando sexo con otra persona. Es un cóctel emocional y físico. Una amiga amante me decía boca arriba los dos, que toda mujer es como el teclado de un piano, cada mujer tiene su tono, su clave, su ritmo y su acorde perfecto ya sea Mayor, menor, sostenido o bemoles, es curioso que con la música todos tengamos una imagen y una cara del tema.
Cuando cambias de pareja o te cambian te queda siempre la duda de como será con la siguiente en mi caso, me acordaré de la anterior? pensamos intrigados. Siempre es distinto mantenía mi amiga, ella que había tenido un buen número de parejas lo afirmaba, todo parte de una buena figura evidentemente, luego entra la imaginación, le miras las manos y la boca y te lo imaginas ya en faena. Luego resulta que aciertas o fallas así que procuras que sea una hora corta o que sea todo un fin de semana.
Lo mismo ocurre con vosotras le decía yo, el tamaño y el sabor no van unidos muchas veces como en el jamón. Nos gusta eso si la mujer apasionada, la imaginativa, las que saben jugar, nos repele las que observan con fijeza la lámpara o la cortina. Sobretodo que te miren en el momento final, ahí se descubren a los impostores, que no crean que son solo ellas, nosotros también mentimos, más que los horóscopos.
También tenemos un "aria" personal para rematar la función  y aquí también puedes meter la pata. Nada de parecer un chucho asmático como esos perro chatos tan feos, mucho menos ese gemido lastimero propio de la consulta de un odontólogo o peor aún proctólogo. Una cosa triunfal siempre queda bien.
Recuerdo una vez en un hotel que oí uno alto y conocido de primera mano en la habitación de al lado, por la mañana vi su auto aparcado en una calle cercana, lo mejor fue cuando me contaba lo pronto que llegó a casa y lo aburrida que estuvo con esos amigos.



En búsqueda de un modelo.



El hombre de género masculino esta totalmente ausente en el panorama diario. Que duda cabe que el feminismo se merecía el triunfo y después de la explosión en la calle del poder de las mujeres han cambiado la historia. Como en todo el hombre ha perdido su papel y anda en búsqueda de uno que lo identifique tanto a los ojos de las mujeres como de los propios hombres. Aquí radica el problema, no nos reconocemos en los ojos de la mujer de hoy. Partamos de la base que estadísticamente la mayoría de los hombres tenemos en nuestro interior un cóctel de defectos y virtudes que históricamente han adornado al género masculino y lo que entendemos como "machismo" tiene muchos padres y madres. Mi madre una de las primeras feministas que conocí nos educó de igual manera a cinco hermanos, dos de ellas chicas, nadie le quito un plato a nadie, ni limpió zapatos ni planchó una prenda que no fuera la suya, es más de mi casa salimos todos sabiendo pegar botones,  coger  unos bajos o hacer un guiso. Mi madre más que feminista es independentista, que nadie te mangonee nos decía y para empezar nos hizo estudiar a todos, tu dinero es tuyo repetía,  que nadie te mantenga o seras su sirviente.
La mayoría de hombres jóvenes hoy no saben cual es el papel idóneo que debe interpretar, acuden cuando salen con una chica a una especie de casting sin saber la obra, creo que ellas tampoco tienen una idea clara y en esos términos los primeros que encuentran acomodo son los "neutros" los de centro, que no destacan por su porte y garbo, un poco Jesucristo Superstar, cuando no esa evolución del metro sexual ya indistinguible del gay que para desolación de las chicas es el género más abundante entre los chicos.
Qué idea tendrá el modisto-modista-estilista-creador del modelo de la foto, un ecléctico quizás, "póngame un puñado de gambas, otro de chirlas y ese calamar mediano que voy a poner un arroz" parece decir esta foto. 
Los hombres de mi edad que hemos sido "modernos por amor", que hemos compartido todo en casa por convicción, no somos un grupo en extinción, creo que así son la mayoría silenciosa masculina, gente que ha evolucionado a solas, hombres que nada tienen que ver con los de las noticias, esos son la extrema izquierda o derecha  en un símil político, la gente normal no sale en la prensa.
Es cierto que se necesita un cambio, pero en ese cambio todos vamos a perder algo, comenzando con la imagen, para mi lo primero es ese mundo empalagoso del corazón-corazón, el de las revistas  programas, el de las bodas de princesa delante de altares que jamas han pisado antes ni pisarán luego, eso de los 500 invitados con 400 desconocidos. 
Hay un mundo que se resiste a morir y otro que aún no tenemos seguros los hombres que expresar. Pero una cosa es cierta y es que debe de salir de nosotros mismos, no de lo que opinen ellas, debemos preguntarnos que queremos en este nuevo momento histórico, que tipo de compañera, amiga, amante, pareja, porque quizás tampoco es la que conocemos hoy y no queremos decir. 

viernes, 15 de junio de 2018

Castaño claro.

Mi primer amor tenia un pelo precioso, una melena hasta los hombros de color castaño claro. De todas las mujeres a las que he amado seria la primera que me gustaría volver a ver, pero tendré que esperar a llegar allá arriba, fallecho hace años. Ayer me realizaron una exploración médica, no hay cosa peor para un médico porque tenemos en mente todo lo malo que puedes tener, por nuestra mente van pasando todos los diagnósticos de muerte inmenente, muerte próxima,  muerte en meses, te vas a morir seguro, quien mejor que nosotros lo sabe que todos nuestros clientes terminan muertos tarde o temprano. El caso es que una vez que no vi en la pantalla nada del tamaño de una naranja, pues pensé que tendría años por delante, a partir de ahí bajo la tensión arterial desde la ionosfera hasta la arena de la playa donde iré a partir del lunes, pero antes....
Antes a la peluquería, tengo una guedejas como el violinista loco y vaya sobresalto que me lleve, no sólo las mujeres han invadido el gobierno, también mi peluquería. En dos meses la revolución, han instalado dos sillones más y de espalda a la puerta una melena castaña igualita a la que he descrito. Eso me hizo darle vueltas a la cabeza y recordar las mujeres a las que he dicho te quiero y te amo en mi vida, exceptuando al resto que fue solo físico. 
De todas tengo recuerdos agradables y emotivos, de una forma u otra las echo de menos en algún momento. Pero en forma completa es aquella primera, nos amábamos sin trampa, aun eramos muy jóvenes para inventar trampas ni engaños. Con ella podía ser yo mismo para lo bueno y lo malo, luego la cosa dejo de funcionar simplemente por el devenir de destinos distintos por los estudios. Con cada una de las siguientes aprendí a que siempre hay algo que debes callar y algo que no debes preguntar, aunque puedo decir que conocí el amor en estado puro. Ha bastado una prueba médica y un buen susto para montarme en la maquina del tiempo. 
Bueno ya anda con el espejo mi amigo José para que vea que aún tengo orejas y no me ha dejado como una castaña pilonga.

Un deseo.

Anoche se quemaron  millones de deseos escritos en papel en las hogueras de San Juan. Hace un año quemé  el mio, se hizo realidad po...