miércoles, 18 de julio de 2018

Momentos.



Aparte de este momento en estoy viendo al sol irse por el mar y a la vez escuchando unos pajarillos prepararse para la noche, podría citar otros como ese de dejar mi barco amarrado y limpio después de una navegada o el de colocarte la almohada bajo la cabeza desnudo con las piernas abiertas y oyendo como ella se ducha cantando en el baño. Cualquiera de ellos puede describir lo bien que me encuentro en estos momentos, porque en realidad es en plural.  No sé, recuerdo la única vez que me han puesto un yeso, pues quizás añadiría ese también, el momento que te lo quitan. En resumen sentirte libre, contento, completo, feliz, sin deudas y en paz con todos, hasta con mi ex que mañana viene a pasar unos días. 
El único peso que siento encima mía es mi ropa ahora mismo, mientras camino de vuelta a mi casa, la brisa se enreda en mis brazos, miro al lucero de la tarde y a esa media luna. Esas pequeñas cosas que todos hablamos. Muy atrás han quedado aquellos años de no saber dónde estaba la verdad, vivir días vacíos llenos de palabras huecas.
Nada parecido a hoy, se lo que haré mañana y la semana que viene, se quien escribirá un te quiero para darme las buenas noches, pero se que además es verdad. Me lo ha dicho y demostrado sin ninguna sombra en sus ojos. Son las pequeñas cosas que hacen que no necesites que te lo repitan, estar simplemente, ser y parecer auténtica. Dentro de unos días vendrá e iluminará esta casa. 

lunes, 16 de julio de 2018

El rumor del mar.



Hasta que un profesor plasta explicó,  que cuando colocas una caracola en tu oído lo que oyes no es el mar sino el sonido de tu riego sanguíneo pasando por tus arterias, yo era partidario hasta entonces del sonido del mar, pensé que aquel mamaracho  fundía toda una imagen poética transmitida durante años. Después decidí chafarle su explicación, vale es el riego sanguíneo "ergo" oyes tu corazón en la caracola..... y qué es el corazón  pues ese órgano que se enamora y sufre, late, corre o se desenamora, va y viene, como el mar y sus mareas. Depende pues de tu sensibilidad poética,  imaginativa, sensible etc. Ahora cuando  paseo por la playa mojando mis pies en el agua pues oigo el mar,  imagina esos gigantescos latidos del océano como ecos de miles de corazones que se echan de menos unos a otros en la distancia. 
Se puede echar de menos y a la vez elegir alejarse uno de esa persona, se puede elegir seguir amando a aquella persona que dejó de ser precisamente esa persona que un día fue. También se echa de menos estar en París tomando café o en Oxford Street mirando escaparates, pues igual. Quizás aquel profesor encuentre  un contrasentido en esta propuesta, pero seguro que muchos que me lean entienden que quieras a una persona pero es mejor alejarte de ella. De otro modo no oirías ni el al mar ni a tu corazón en la caracola. Siempre es mejor un buen recuerdo que una mala realidad. 


Vacaciones.



Las vacaciones de verano comienzan hoy, aunque desde ayer el trasiego de coches hacia la costa fue continuo, esta tarde saldré hacia el pueblo donde vivo últimamente,  por tanto yo no veraneo, sino que vivo allí donde va esa larga fila de autos repletos. En algún momento de mi vida quizás hice algo bueno y la providencia me ha regalado de todo, incluso un futuro al lado de buenas personas a los que les doy la bienvenida así como deseo toda la buena suerte del mundo a los que se fueron. Felices vacaciones.

sábado, 14 de julio de 2018

Los orgasmos nunca dejan marcas.



Demasiado a menudo somos nada.
La nada es una enfermedad escandalosa,
como lo es la escarlatina en un cuerpo de niño en la penumbra
cuando llega la siesta pero el calor no viene.

El cuerpo se desentiende de las sábanas.
Comienza a relatarlo la mirada quieta,
que estrella sobre el pentagrama las notas intangibles
de lo que vive contigo y no te habita.

¿Explotaría mi carne si fuera capaz de mostrar la silueta
de todo mi deseo?

Date prisa, me han dicho que caducan las caricias.
No hay realidad más bella
que la que corre por delante de las manos,
por delante de los dedos que persiguen
a una mujer que descarga su almíbar
sobre segundos calientes de la tarde.

Ahora todo tiene que ver con la temperatura exacta
de lo que no se exhibe.
Espero que los cristales colaboren,
que no se empañen y me sigan el juego.
Quiero devolverle a la tarde mis muslos blancos
para que lama su sombra mi secreto.

La habitación permanecerá intacta.
Los orgasmos nunca dejan marcas.


Sonia Fides.


Viernes noche .



Hoy vengo de dar de cenar a mi madre con 95 años y más cojones que el caballo de Espartero,  de vuelta copa larga en la esquina de casa, un magnífico lugar donde se refugian los viernes los habitantes de este Serengheti  particular. 
Hoy salida de vacaciones y primer desalojo de la ciudad, los parroquianos son los habituales, todos por encima o cerca de los cincuenta, ninguna cara nueva para llevarse al catre, a mi ni me valoran porque estoy de paso y demasiado refractario a este mundo nocturno. 
La noche está perfecta, algo fresca lo cual se agradece, la calle está como el bar medio desierta, uno copa en mano pregunta sin mucha convicción a la mujer de al lado si le gustaría tener sexo esta noche, ella lo mira y se disculpa porque el lumbago la tiene frita, además tiene que madrugar porque le traen los nietos. Aprovecho para pagar e irme a mi casa en busca de Netflix  o HBO, sus series son mejores que servir de sparring para amantes sonados. 



Dando saltitos.


Recuerdo aquella película de "La tentación vive arriba", fantástica y superatractiva Marilyn Monroe en ella, una tentación de las que daría uno un brazo por tener una aventura. Mi tentación vive a dos calles, cien metros escasos y de un tiempo para acá nos da miedo que se nos note tanto eso. ..que todos notan tanto desde hace poco tiempo. Ese buscar la mínima ocasión para acariciar su cintura, esa espalda tersa, esos labios que dicen bésame y no me beses por favor porque,  qué haremos luego si nos besásemos aquí en medio del muelle. Ese vernos cada mañana pensando qué despacio pasaron las horas. Ese ir tras suya mirando el contoneo de tus caderas. Esa satisfacción  suya de que la esté mirando, de ver que me gusta y pensar cuantos años hace de que la miraran con deseo y no le importe esa mirada mía que la deshoja como una margarita.....si, no...si,no....cuál es la pregunta que estas pensando....que si quiero hacer el amor contigo y veo subir y bajar su pecho, el deseo y la pasion bajo la camiseta en forma de dos juveniles pezones 
Hoy trae otro sujetador,en una semana le he visto tres totalmente nuevos, es todo un detalle, se ha depilado las piernas y el bigote, jejejejejjejejeje.  Creo que haremos el amor en poco tiempo o el amor nos encontrará a la menor ocasión. Tengo ganas de sentirla bajo las sabanas, ese primer momento que dos cuerpos se tocan a lo largo, ella y yo de frente en un abrazo y un largo besos, que sabor tendrá su boca, su lengua, como será la piel de su espalda cuando deslice la palma de mi mano a todo lo largo.
Se nos quedará chica la cama?. Nos despertará la madrugada, como sonarán sus orgasmos en mi oído,  no me preocupa tendremos toda una noche para averiguar esa y otras preguntas.
Se lo que piensa porque cada mañana viene dando saltitos hacia mi, se para de repente y se recompone para darme un beso en la mejilla mientras ambos miramos los labios uno del otro.


jueves, 12 de julio de 2018

Tortilla de papas.



Hay días,  momentos,  épocas enteras en que una tortilla de papas a medio cuajar, que es como a mi me gusta, es mi mayor afrodisíaco,  mi mejor premio, mi olor y sabor de hogar. Es esa época que como las golondrinas vuelo a ras de suelo, cuando me siento prosaico, nada de cosas elevadas, ni románticona.  Tortilla de papas, croquetas, lentejas, pero hechas con amor. También me aburre el romantiqueo y el comecocos de la luna, que si es azul, roja, blanca o entre Pinto y Valdemoros. 
Además me resulta imposible, me siento incapaz de escribir salvo de lo cotidiano, del día a día,  añado que por fin mis días son previsibles y bastantes parecidos, agradables, exentos de problemáticas vanas, vivo con gente normalita, buenas personas, de las de sonrisa ancha y franca. Me encanta observar ese desparpajo que en las de cincuenta se está extendiendo, resueltas a vivir, a no dejar pasar otro día sin apurarlo, van del pilates a la tertulia, a la presentación de un libro o a oír esa joven orquesta recién fundada en el pueblo. Dejaron hace tiempo al cura párroco con su rosario desierto y ahora dejan a sus maridos acobardados en sus casas con el mando a distancia que no manda nada de nada. Las saludo con una sonrisa y ellas me devuelven otra adornada con algún disparo verbal sobre lo de vivir solo. 
Nuevos tiempos, comida sana y natural, relaciones sanas y naturales. Hay tantas recetas de tortillas como habitantes en este país y tantas formas de vivir los días como queramos vivir los.  Lo dicho, prefiero lo sencillo cada día más. 
  

miércoles, 11 de julio de 2018

El mundo de los sueños.



Tu mente pude ir por donde tu quieras, pero tus sueños van por donde a ellos le da la gana. Llevamos los hombres toda la historia buscándoles sentido a nuestros sueños y sus significados, se alzaron templos e incluso Freud le dedicó su estudio. El caso es que he soñado con ella este mediodía y además no había tomado nada de alcohol así que fue un sueño a palo seco, pero que sueño, de los buenos, tan bueno que parecía verdad. 
Mi mente debe ser mujer y de las malignas, allí estaba ella a horcajadas sobre mi, levantando los brazos y bamboleándose, me ofrecía sus pechos mientras sus caderas dibujaba un ocho o ese signo que en matemáticas es el infinito e infinito era lo que conseguía conmigo. Luego paraba  y me explicaba algo que había leído sobre las geishas y de como prolongar ese infinito.
Cómo todas las buenas historias ninguno de los dos le puso nunca final aunque sí tuvo muchas despedidas. 
Hoy a venido a visitarme a mediodía, cosas de brujas y está era de las buenas por eso más que final yo creí que la cosa quedó en puntos suspensivos.


Frente al espejo.



Llega el día que debes mirar al amor frente a frente, habrás dicho seguramente "te amo" a cientos de personas, unas con pasión, con deseo, otras serenamente mirando a ese amor a los ojos, pero llega el día que al amor se le mira en el espejo, te miras a ti mismo, buscando en el espeno a esa persona que un día imaginaste ser. Lo lograste? Pero sobretodo "has devuelto amor al amor"? o fallaste aparte de a ti mismo precisamente a aquellos que te amaban?.  Nadie mejor que uno mismo sabe cuando y con quien pudo tu egoísmo,  debilidad, o tu indolencia. Por ello siempre es buen momento para hacer esa llamada, mandar ese mensaje, mirar de frente y volver a conectar ese sentimiento que un día hubo. Nada hay más bonito que los reencuentros, luego ocurrirá lo que deba de ocurrir, porque todos sabemos de que va esto de vivir y sus dificultades, pero al menos pongamos en lugar destacado los que dieron la cara por nosotros a cambio de nada, porque nos amaban simplemente. 
En todo este año he abierto puertas y ventanas, he limpiado el desvan de los recuerdos y recuperado esos amores, con humildad, con justicia también con quién nunca cerró su puerta.  Me veo en el espejo y han pasado los años, pero doy las gracias a todos los que  han hecho posible esta imagen que está frente a mi en el espejo. 

lunes, 9 de julio de 2018

Fin y comienzo.




La vida siempre te puede sorprender y cambiar tu rumbo en un instante cuando lo crees todo perdido,  cuando te das por vencido o simplemente decides vivir tus días en una soledad amable y tranquila, desde el otro extremo del mundo alguien a quien quieres y que siempre ha estado a tu lado te escribe una carta y vuelves a sonreír. No es casualidad, era el momento. Cuando un amor termina necesita tiempo para volver a brillar, primero hay que guardarlo en el desván de los trastos para que se calme, solo entonces debemos desmontarlo pieza por pieza para volver a usarlas.
Haber amado es de las mejores experiencias, da sentido a tu vida y cuando termina tienes la oportunidad de comenzar de nuevo. Agradece a esa persona el haberte amado, disfruta del recuerdo de los momentos vividos con ella y déjala ir. Solo cuando estés en paz puedes abrir tus ventanas.
Hoy me llegó una carta desde el otro lado del mundo.


Cita con el tiempo.


Todos tenemos pendiente una cita con el tiempo, siempre existe ese día que lo ves y sientes frente a ti. El tiempo se nos muestra de distinta forma: un esfuerzo físico hasta ayer normal y hoy imposible, un volverte transparente a los ojos de esos hombres y esas mujeres que hasta ayer mendigaban un minuto a tu lado, ese prestarte atención lo justo que exige la cortesía para quitarte la palabra y entregarla a esa joven, ese quedarte a solas en el bar de copas a pesar de poner cada vez menos pegas a una noche de sexo gratis. El tiempo pasa veloz como ese tren de alta velocidad y al que más y al que menos les pilla con el equipaje a medio hacer. 
El atractivo personal de talla, volumen, peso y rostro bonito, se va decantando hacia otras variables como : el atractivo intelectual,  una vida destacada, un cuerpo saludable, cierto magnetismo personal, elegancia, en suma seguir siendo visible, atraer las miradas, sugerir una compañía agradable y entretenida, destacar del resto.
Mientras el resto, aquellos y aquellas que quedaron en el anden van de un lado a otro disfrazados de sus hijos, enfundados en ropa deportiva como venidos de un gimnasio "after hours" o de sus hijas bajando escotes y subiendo faldas,   En su ayuda vienen la pérdida de agudeza visual y el alcohol a grandes dosis. 
El tiempo es un nuevo rito de paso, si para nuestros padres era solo esperar a la Parca y rezar por el cuidado de sus hijos ahora, es una puerta abierta al futuro, si al futuro y además con una cierta emoción. Ya se han dejado atrás las obligaciones personales, descubres que vuelves a ser libre, descubres que estas harto y harta de darle oportunidades a esa persona para que te acompañe en este nuevo viaje, descubres unos ojos que llevan años mirándote como eres en realidad y te aceptan con ilusión,  descubres que todo ese arsenal que has acumulado y llamamos experiencia puedes volcarlo en ese proyecto soñado. Tener un proyecto, ponerse manos a la obra, dormir cansado todas las noches, cuidar con mimo a los tuyos, ser el picante de la salsa.  
Hace años sentado como una Penelope cualquiera en un andén, oí un pitido  y sentí una voz dentro que me gritaba.."sube a ese tren". Así fue mi cita con el tiempo.

Momentos.

Aparte de este momento en estoy viendo al sol irse por el mar y a la vez escuchando unos pajarillos prepararse para la noche, podría c...