A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

te siento

Te quiero

Te dije te quiero y un pellizco se instalo en mi pecho , y tú me quieres?. Y la respuesta la sabía mucho antes, bastaba asomarse a tu mirada, a esa risa en tus pupilas y ese brillo prestado de algún arroyo. Un ligero parpadeo en tu ojo derecho y un pequeñito temblor en tus labios……bésame tonto, me estaba diciendo. Ese reloj que caminaba como un rayo cuando estábamos juntos y tan cansinos cuando estabas lejos.
Decir te quiero es necesario, es preciso en cada momento, ¿es buen momento para decirte te quiero?, claro que sí, siempre lo es. Me gusta, me sale, quiero que lo sepas, me gusta mirarte cuando te das la vuelta, me gusta que tú te des cuenta, que te siento hermosa. Cuando se quiere a alguien hay que llenar el silencio de palabras y de miradas. Borrar la distancia con un abrazo, dar calor desde tus manos. Besar las suyas entre las tuyas, contar los dedos como si fuera la primera vez y besar sus labios, con besos pequeñitos, tocar cada centímetro de su cara.
Pasear del brazo, hablar bajito y conversación larga. Ir de la mano sin reloj en las muñecas, sin limite ni distancia. Decir te quiero solo extraña a quien no ama. A quien no pone música en sus palabras. A quien ya no ve esa niña feliz en su mirada.
¿Es buen momento?

Ven


Cómo te extraño
tan inmenso
es el vacío
que dejaste en mi lecho

Cómo te añoro,
cómo el aire va
ensimismado, perdido
con los ecos de la nostalgia.

Cómo te siento,
aun me llegan tus latidos
aun me duele tu silencio
aun me queman tus besos.

Ven
háblame
que sin ti
mi tiempo esta muerto
deja que mis ojos
te digan te quiero.

Besos de mariposa.


Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía;
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.
Pablo Neruda.

Síndrome


Todavía tengo casi todos mis dientes
casi todos mis cabellos y poquísimas canas
puedo hacer y deshacer el amor
trepar una escalera de dos en dos
y correr cuarenta metros detrás del ómnibus
o sea que no debería sentirme viejo
pero el grave problema es que antes
no me fijaba en estos detalles.
Mario Benedetti

martes, 29 de septiembre de 2009


Existen una serie de concursos en la pequeña pantalla, donde los participantes han de resolver un sinfín de pruebas a cual de ellas más difícil, exigen unas de equilibrio, otras de fuerza o destreza, otras son preguntas sobre conocimientos. En fin, el ganador es una especie de superman o superwomen, el/la cual, en menos tiempo que nadie sale victoriosa de todas. En la vida real, esta vida que vivimos esta situación se repite. Nuestra agenda siempre está incompleta, para nuestras parejas, hijos, madres, padres, hermanos, amigos, compañeros y jefes, siempre hemos dejado de hacer algo, algo que no admitía espera. Y si esto no basta nosotros mismos, nos exigimos un par de marcas más en nuestro listón, cada tarea es un barrote de esa jaula donde nos han metido.
Como quiera que no llegamos nunca a esas metas, eso nos crea una sensación de fracaso, de desanimo, de autoculpa, nos vamos quemando por dentro, mirando de soslayo las caras de nuestro entorno día a día, buscando una sonrisa, buscando una caricia, buscando un brazo en el hombro. Queremos por otro lado ser jóvenes, con un cuerpo deseable, queremos ser buenas personas, queremos que nos quieran, que nos hagan el amor y a la vez buenos padres, amantes y un etcétera larguísimo. El día tiene 24 horas solo, para nosotros y para todos. Quizás nuestra agenda es que no cabe en ese reloj y debemos elegir. Habrá cosas prioritarias y al resto es cuestión de decir NO, a nuestros; hijos, padres, maridos, esposas, jefes, compañeros y amantes. Para que nuestro motorcito funcione necesita de una pieza que en los autos se llama, Generador, es lo que llena la batería y permite cada mañana arrancar el auto.
Nuestro generador solo consume tiempo, tiempo con ese/a amigo al que no vemos hace tiempo, tiempo en un paseo de una mañana completa a ver escaparates, tiempo de esa película que no gusta a nadie, tiempo con mis hijos sin planes previos, tiempo para estar en el baño sin que me llamen. Tiempo para leer, café, para...........mirar mi jardín en silencio. Y después de este tiempo no sufrir el castigo de; la critica, las dudas, lo celos, los gritos, el silencio adrede, el desaire...................sigo?
Para que valoren nuestro tiempo, hemos de valorarlo nosotros primero y usarlo. Para que valoren nuestros méritos, hemos de comenzar a que los echen en falta. Mira tu agenda, seguro que tú no estabas entre las cosas prioritarias.

lunes, 28 de septiembre de 2009

cristina branco

LLueve, por fin.

Llueve, por fin llueve, mis neuronas lo deseaban, mis sentidos la necesitaban. Me produce una gran alegría ver rebotar las gotas en el cristal. Es el preludio del otoño. Esta mañana camino del trabajo pisaba las primeras hojas en la carretera. Me produce paz, me incita a pasear sin rumbo, me recoge en mi interior. Busco el silencio para oír su murmullo. Noto como las plantas se abren a la lluvia. Eso me recuerda a ti con tu boca entreabierta y tus labios gorditos. Aun sigo necesitando ese último beso.
Llueve y en ese momento solo quiero estar conmigo. Con esa agenda inacabada de recuerdos, momentos fugaces que quedaran siendo fugaces, de añoranzas de juegos, de caricias olvidadas. Cuando todos huyen al interior yo salgo, de la mano un paraguas por si arrecia y a caminar. Es un placer perderse y perder ese GPS que nos han introducido en nuestra piel entre unos y otros, por si acaso dejo olvidado mi móvil como si tal y marcho.
Porque es una soledad buscada, momentos de feliz balance de esta vida agitada, momentos de un café en un lugar inopinado, momentos de yo conmigo. Es agobiante esta vida de alerta máxima, es agobiante a no ser que seas un feliz despistado. Los teléfonos, los encargos, los recados, las obligaciones, las sutilezas, dejadas como si qué en tu camino para hacerte pensar. Son minúsculos chips morales que caminan por tus venas y tu mente, manteniéndote en el redil. Me siento en un banco o me coloco bajo un techo improvisado y veo pasar, solo eso, ver pasar. Corren todos en pareja, en grupo, solos, de la mano, buscan un taxi, miran el reloj, porque todos vamos a “picar” en alguna obligación. Una intima satisfacción me recorre la espalda, ufffffffffff como estará sonando mi móvil.
Pero…..si fijas tu atención ves otro u otra caminando con pausa, degustándose, paladeando cada charco, evitándolo con elegancia, ….un saltito, ……una sonrisa,…….buenas tardes señora,……por fin llueve. ……………….Es el otoño que está llegando. Me gusta ver llover, sentirlo, oírlo. Me gusta su sonrisa.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Tristeza.

La mas absoluta oscuridad se adueño del local, solo un circulo luminoso en el centro del escenario daba cobijo al humo del tabaco que adoptaba formas caprichosas. Él vestido de negro se situó en el centro, llevaba una silla y un bandoneón, con un rictus que quiso ser amable tomo asiento y comenzó a cantar, con maestría arrancaba las más dulces notas de su instrumento, este se extendía, se comprimía, danzaba entre los brazos como si de una invisible pareja de baile del cantante se tratara.
La sala se fue inundando de notas, una invisible pizarra donde se iban colgando las letras de la canción. Parecía que notas y palabras, sonidos al fin y al cabo fueran de la mano, se unieran, se rechazaran a veces.
Aquel bandoneón pareció cobrar vida. De la alegría paso a reír con carcajadas, simulo ese instante, esa música que acompañan a los besos entre seres que se aman. Pasó a través de la nostalgia y la melancolía a un canto triste. El intérprete intentaba dominarlo, pero como tantas veces se rindió a la belleza de sus notas,
El publico, se estremeció ante aquel torrente de sentimientos y canción tras canción dibujo sonrisas, trajo recuerdos y sus corazones uno tras otro fueron latiendo al ritmo de sus movimientos.
Solo él, allí bañado por aquella luz blanca sabía el secreto, allí encerrado en su invisible cárcel se rindió a su destino. Ni los aplausos, ni los besos de las damas entusiasmadas le complacían, ni siquiera las rosas sobre el escenario. Se inclino saludando y fue en silencio de vuelta a su camerino. Las toallitas fueron disolviendo la mascara, tras ella fueron surgiendo las arrugas que la vida, los malos amaneceres, y sobretodo la soledad lo talló a fuerza de golpes Buscó, intento por todos los medios encontrar una sonrisa, una mueca de tristeza….nada, ¡Dios mío como envidiaba esas lágrimas! Ni se acordaba cuando las sintió por última vez sobre su cara.
¿Si pudiera dar vuelta atrás al reloj!. Maldijo una y otra vez su destino, se maldijo a si mismo y después al final como cada noche, miro su bandoneón y con delicadeza lo guardo en su estuche, con una leve caricia, la oscuridad del callejón trasero lo engulló con avidez camino de cualquier parte.
……Me contó una vez un músico borracho en una taberna del puerto que un joven compositor, hizo un pacto con el diablo, se fabrico un instrumento y puso en el todo el amor de su amada. A toda costa quería ganar éxito. Afino sus notas como ella cantaba, copio sus sonidos, la gracia de sus brazos, tanto la igualo que parecía un corazón el que tomaba vida en sus manos, cuando lo termino era tal la belleza del instrumento y su música, que lloro.
Entonces apareció el diablo y le exigió su precio……a cambio de tu éxito, a cambio de esta belleza, quiero tus lágrimas. – Vale de acuerdo contesto él con rapidez, ¡quién quiere llorar en estos momentos, dijo para sí! Quédatelas y se despidió aprisa. Pasaron los años fortuna, riqueza, el éxito le rodeo por doquier….y volvió…una tarde a buscarla…..a entregarle todo. Y no la hallo. Murió dijeron unos, se consumió, dijeron otros se apago como una vela poco a poco, como si le hubieran quitado el corazón, aclaro su madre. Fue un dolor intenso, pero no lloro, en realidad no sintió nada. Desandó los pasos, de aquí para allá fue llevando sus canciones.

Dicen que noche tras noche el bandoneón parece que cobra vida y aprisiona los dedos de aquel hombre, le susurra bajito sus canciones, le habla, le hace reír, acaricia sus manos, le habla de aquel amor. ¡Cuanto daría por verla, por tenerla, por abrazarla, por oír su voz!. A solas otra vez, le invade esa inmensa tristeza que se vuelve infinita en su garganta sin el descanso de unas lágrimas.

Niñas


Llevo una niña,
en las niñas de mis ojos
y juegan a ser tan niñas
que las tres juegan al corro,
se cuentan sus amores
murmuran sus secretos
cuando creen que no las miro
no saben cuanto las siento,
y va mi sonrisa a su lado
y va mi corazón contento
de paseo con mis niñas
de paseo en mis adentros.

Amar, amor.

No existe mejor poeta que tus ojos
ni mejor pluma que tu mirada,
cuantas palabra hacen falta
para descifrar tus jeroglíficos.

Hechizos, sortilegios, filtros,
insondable sentimiento
llega y te supera, te arrastra
capricho de un Dios no humano.

Para el amor no existe idioma
que supere el roce de tus manos
o el deslizarse de tus labios
no hay papel para plasmarlo.

Miro esa mirada furtiva tuya,
esa sutil sonrisa cuando paso,
y tiembla y se estremece el aire
se encoge el tiempo y su ocaso.

Se vive en la manera que amas
y que te aman, no busques palabras
cuando estés con el amor, solo vive
y bésalo, con las manos o con tu mirada.






Como........


Como un claro en la espesura del bosque
como un tenue rayo de luz entre la niebla
como un retal de cielo azul entre la lluvia
vivimos en el oasis de un trozo de tiempo.

Alejados de todo construimos un mundo
para nosotros, con un cielo azul nuevo
una pequeña luna que va creciendo
entre las tenues cortinas de nuestro cariño.

Cada caricia o mirada,
cada palabra de amor
son suaves pinceladas
de una gran acuarela
donde los sentimientos
cobran vida en cada color.

Te miro, morena, mi mujer
veo como amanece en tus ojos
y como se despide el ayer
en ellos despacio y sin enojo.

En este camino de esperanza
se suceden albas y ocasos
terminan uno a uno los actos
sin pausa ,en el teatro de la vida.

En busca del punto G.

No tiene desperdicio la entrevista a Isabel Allende en “el país” de hoy. Me enamoró en su primer libro y ya no he dejado de seguirla. Declara que el tan buscado punto G de las mujeres, se encuentra en el oído. Añade que el erotismo masculino es visual y el femenino auditivo. Por eso las películas porno para hombres no necesita ser traducida ni siquiera subtitulada, todo se limita a “ ouuuuu yessssss” ( ellas) y “ ohhhhhhhhh aggggggggggg” ( ellos).
Los domingos, periódico/café forman un binomio en mis costumbres y generalmente cuando algo me interesa o atrae, le doy vueltas en mi cabeza luego. La escritora esta en lo cierto, ahora estamos a vueltas con ese punto G. Al menos una mayoría de hombres. Hace años nuestro interés comenzaba y terminaba en los vestuarios, todo se reducía a cuestión de tamaños entre nosotros. Para nuestro bien, miles de féminas declararon, que eso no era lo importante, biennnnnnnnnn gritaron la mayoría. Pero ojo lo importante es ahora lo del punto G. Científicos, sicólogos, anatomistas, exploradores, publicaron todo lo publicable. Algunos más que hacer el amor, parecían que les estaban cambiando el aceite a su pareja, busca que te busca.
Por fin Isabel nos saca de dudas. Es el susurro, el hablar bajito, la música ambiente, en fin “la palabra”, aquello que a la postre nos diferenciaba de los animales. Pero qué clase de amante en esas circunstancias son capaces de susurrar, hablar bajito en esos momentos. Eliminemos los que padecen eyaculación precoz, los pagados de sí mismos, los gimnastas, los sonámbulos, los aquí te pillo…… etc. Nos quedarían los enamorados, aquellos que por encima del momento, ponen sus sentimientos en primer plano. Aquellos afortunados/afortunadas que encontraron ese lugar, seguro que subieron un peldaño en la escala humana y personal.

sábado, 26 de septiembre de 2009

El tiempo.


Os confieso que hoy me levanté cansado, me tiré de los parpados hacia arriba, de las ojeras hacia abajo, arrugue el entrecejo, debería ponerme las cremas esta que se están caducando ya. Debería afeitarme, quitarme los pelos de la nariz………menos mal que no soy mujer. Bueno en algunas ocasiones me cambiaría por una, sobretodo por lo del multiorgasmo, joder debe ser una pasada. La cosa que estoy cansado. Hasta lo de ser tío cansa. Para empezar y si quieres ser políticamente correcto, lo mejor es que no se note que lo eres. Yo soy de la versión 51, es decir que aunque me instale todas las actualizaciones y el servicpack 3.890, la cosa queda pasable por los pelos. Pero estoy cansado.
Esto de la vida es como hacer oposiciones continuas, de buen; niño, hijo, hermano, amigo, nieto, sobrino, vecino, alumno, novio, marido, ex marido, marido, no se si ex marido2, padre, funcionario, profesional, confidente, amante, ex amante ( observo que el auto corrector de Word me ha cambiado esta palabra por “escamante”, curiosa la asociación de la maquina jejeje)……..¿me olvido de algún estado posible?, esto es como lo de la materia que, al principio eran sólido, líquido y gaseoso, luego se fue complicando, porque hay las interfases…….todo cambia.
Nosotros cambiamos con ellas, el mayor cambio es por fuera, llevamos un disfraz forzado por eso del tiempo, les juro que de joven no era así, muchíiiiiiisimo más guapo, ahora no. Podría hacerme un photochó de esos, pero a los que veo en la tele, se les queda la cara de una mula sombrada. Lo del plastificado a los hombres tampoco, eso de tener tetas ahora me sería incomodo para dormir la siesta. Mejor me pongo las cremas.
Pues de ojos para afuera, es decir como si miraras desde el cerebro y tu estuvieras dentro observando…….pues yo me siento igual, mi tiempo es todo a la vez, si no fuera por las lumbares, ni una pizca he cambiado de aquel chaval de 9 años. Me examinan diariamente de esos papeles…………………y estoy harto. Tampoco es que me arrepienta de nada, pero que digo yo que si estas ojeras……………..esta arruga de aquí, esto de allá, no será una mascara que se me ha quedado pegada aquí en la cara?, por eso sigo tirando a ver si se quita………….pues no, esta bien pegada la joia.
A ver………ummmmmmm, usar preferentemente antes de dic-09……..buenooooooooo

viernes, 25 de septiembre de 2009

A tu lado


La palabra ha tenido desde el principio un origen mágico. El Dios de los hebreos creo el mundo con sus palabras, las palabras siempre han tenido una importancia crucial, dar la palabra a alguien, tomar la palabra. Hablar siempre ha tenido u componente mágico, los padres leen cuentos a sus hijos, y no es lo mismo oír un te quiero que leerlo. La escritura con toda su belleza es una forma de llegar lejos, de detener el tiempo, son palabras dejadas en un papel, dibujadas en otro medio, por la imposibilidad de estar presente. Denys Finch Hutton ( Robert Redford) relata cuentos a Karen ( Meryl Strepp) y ella le corresponde con otras historias, tejen entre ellos la suya propia y conforme flotan sus palabras, sus ojos, sus cuerpos nos relatan a nosotros espectadores otra historia que los envuelve.
Si África tiene tantos paisajes, tanta belleza, ¿por qué nos eleva allí en medio esta otra belleza humana?, cómo es posible no sentirnos emocionados y sacar lo mejor de nuestro corazón al ser testigos de ello.
Puedes escribirme, puedo leer tus palabras e incluso llegar a imaginarlas, pero oírtelas a ti aquí al lado es maravilloso. Necesito de ti, necesito verte, necesito que juntos demos rienda suelta a nuestras historias. Tus palabras y sus sonidos son como una ventana abierta al mundo y a la belleza, veo, siento cómo son tus flores, cómo es tu noche, tu luna, tus sentimientos. Mis cinco sentidos participan cuando nos vemos. En la distancia necesito que me escribas, pero mejor es estar a tu lado.


Aquí.......
Estoy aquí.......tan cerca tuya, como puede estar el aliento que acaricia tibiamente tus labios, tan próximo, como la sangre que fluye agitadamente por tu corazón
Me tienes.......En la zozobra, que significa el vivir cada día, en la punta de tus dedos de esta tarde gris, tan próximo, que acaricio tus cabellos mientras te beso con mis ojos.
Siénteme........En esa ráfaga de aire que agita el pelo en tu nuca, siénteme, junto a esa sonrisa que asoma a tu cara ,como nado entre tu piel y tus vestidos extasiado en el aroma de tu perfume.
Suéñame.........Pero con sosiego, porque estoy aquí, porque me tienes, siénteme, sueña que estás entre mis brazos, como yo te sueño cada día cada noche, cada instante, con la alegría que da la libertad de haberte elegido como la mujer de mi vida.
Mírame..........Sentado en este banco, leo tus pensamientos que vienen en el aire, espero tu llegada, con la paz que da la amistad, con la pasión del amor, con ese revoloteo que el deseo de tu piel agita mi interior.
Y no sueño......Ahora vivo, camino por nuestro sendero, sin prisas, mirando a la vida como es, voy con mis rosas, en mis ojos guardo tus colores, solo añadí el azul del mar, porque con esta vida no necesito de sueños, una vez tuve uno y ya estas aquí.

jueves, 24 de septiembre de 2009

como en una isla

Saber que estas ahí, adivinar tu sonrisa, esas miradas furtivas esperando la llegada de un mensaje, el suspiro contenido, el recuerdo que raudo vuela entre mi garganta y mi corazón. Aquí estoy escribiéndote, dándote las buenas noches. Te echo de menos, espero con ansia al siguiente día para volver a verte y si no es posible, entonces me rodeo de señales tuyas, tus cartas, tus fotografías. Despliego sueños despierto, siento el roce de tus labios en los míos en ese beso robado. ¿Me pregunto dónde van los besos que no se dan y solo se sueñan, donde va ese abrazo falto de ti? Lejos de ti estoy como en una isla, rodeado de vida pero sin vivir porque no estás aquí.
Deslicé mis dedos lentamente por tu cuello, tus hombros, tu espalda, escribi decenas de frases de amor, te dije te quiero con la mirada, mis besos fueron poniendo palabras a mis ojos para que tu piel le hablara a la mía. A tu lado, pegadito a ti, dentro tuya vivimos la llegada de una nube de estrellas. El amor tiene piel, tiene sabor, tiene su melodía de sonidos, una textura suave y húmeda y está lleno de paisajes, al fondo un inmenso lago de tibias aguas donde perderte y soñar, lo sentí al mirar tu mirada.








Entre tu calle y la mía
tan solo hay aire.
torres, parques, avenidas
nubes de autos
cruzan bandadas de aves
-
Entre tu casa y la mía
tan solo esta el aire
mismas paredes
y falsos barrotes
pues son de cristal
y no aprisionan a nadie
-

Entre tu jardín y el mío
va y viene el aire
trayendo canciones
de pájaros libres
de sueños de lunas
de verde esperanza.
-
Entre tu puerta y la mía
esta jugando el aire
perfumado de besos
me huele a tus cabellos
a la dulzura de tus senos.
-
Entre tu piel y la mía
no cabe ni el aire
se fue en un suspiro
haciendo el amor
para que nada nos separe.

martes, 22 de septiembre de 2009


MI PRIMER AMOR.

Tendría unos trece años, recuerdo que mi cuerpo era una manifestación de sucesos, unos agradables, otros sorprendentes, todos nuevos para mi. No recuerdo su nombre, pero aquella niña de larga melena siempre delante en la fila conseguía ponerme nervioso, solo era mirarme y sentía que dos hogueras quemaban mis pómulos, un “no se qué” algo así como una bandada de mariposas se instalaban en mi estomago, mis rodillas marcadas por el fútbol callejero, parecían dispuestas a no soportarme sobre ellas y una estúpida tartamudez se apoderaba de mi lengua. Eso sin contar que no se porque razón mi mente quedaba como en los exámenes de matemáticas, vacía por completo.

Ella desplegaba un abanico de nácar en forma de sonrisa y yo abría mis ojos aun más embelesados y prisionero de su mirada. Es tu primer amor dijo mi hermano mayor,” Jesús que cara de tonto pones”, ¿le has dicho algo ya? Yo recuperaba un hilillo de voz para responder ¡no tengo que decirle nada a esa imbecil!, ¿Qué se habrá creído? Mi voz era una mezcla inconcreta de organillo con un coro de aves desafinadas, una mezcla de pato, gallo y pavo.

Si hasta entonces era el ultimo en levantarme, ese año desde el amanecer ya estaba peinando y repeinando el flequillo y ese remolino insurrecto de atrás, al principio utilizaba el fijador de mi hermano, después jabón cuando él lo quito de en medio, una nube de olor a colonia inundaba el pasillo, ante la sonrisa cómplice de mis padres. “Así me gusta hijo, que vayas limpio”, me despedía con un beso distinto en intensidad y en tiempo, bueno cosas de mujeres.

Nunca le dije nada de mis sueños, de mis fantasías, pero en ese silencio de ambos en aquella plazoleta descubrí el cielo y la luna como algo más que un tema de marcianos, y cada despedida venia marcada por un suspiro, una bocanada de palabras no dichas, donde revoloteaban mis mariposas. Un día al subir al autobús ambos extendimos la mano en pos del billete y se unieron, la suya dentro de la mía y así quedamos un rato, que duro hasta que el conductor lanzo aquello “a ver los tórtolos estos, pasan o no”, nos sonrojamos, se oyeron tímidas risas y un coro de miradas buscando en ellos tiempos pasados. ¿De verdad existirá el cielo como dice Fray Serafín? Debe ser algo parecido a ella.

Paso el tiempo, se agoto ese año, su cuerpo cambió, era varios años mayor que yo, encontró otro rumbo y yo quede frente a su casa con una sensación como si el mundo para mi ya no fuera de colores, se torno gris, yo huraño, se deshojo el almanaque y otro y muchos más. Ya no se cuantos, porque jamás hubo otro igual. Me enamore otras veces claro, unas más y otras menos, pero sin aquellas mariposas, y mis cielos se poblaron de marcianos y la luna solo estaba en un calendario colgado en la cocina.

Mi mundo gris, mi cielo gris, fue volviéndome gris a mí. Capas y capas de barniz de éxitos fueron tapando el recuerdo de aquel mi único amor. “Hijo siempre tan serio, de niño eras un cascabel” recuerda mi madre con una mirada de tristeza, no hay que pedirle tanto a la vida, es preciso conformarse, además lo has conseguido todo. Con los visillos descorridos miraba aquella ventana de enfrente, oyéndola como me hablaba.

Esta tarde de pié tras el cristal de mi despacho, se paro una mujer joven, se planto sobre sus pies, como se plantan algunas mujeres que saben que lo son, y saben bien ........lo que no quieren. Su mirada atravesó el cristal y restallo como un bofetón de luz en mis ojos. Abrió esa puerta tantos años cerrada y con gran desparpajo me dijo, “oye yo de ti cambiaria de color de ropa” estarías más guapo. Atine a masticar tres excusas que rechinaron por falsas y mientras pensaba que decirle a esta descarada, sentí un pequeño rumor, molesto, pero conocido de algo en mi estomago. Mis brazos parecían estar en huelga y aquella rodilla lastimada tembló un instante, se adelanto se empinó en sus zapatos y me dio un beso. Me llamo Rosa……yo…bueno…..esto, ¿tomamos café? ahora nos vemos, cambia esa cara hijo.

He vuelto a madrugar, la gomina desgraciadamente no me hace falta, pero tengo una colonia que no usaba jamás y unas camisas guardadas y un chaleco actual……………pero lo mejor de todo es el color, de las cosas, de las gentes. Vaya si tenía un jardín aquí en la esquina ....esto será nuevo.

Mi madre abrió la puerta y vino a darme un beso, se quedo parada, me miro solo una vez y basta. Bien siéntate aquí, dime ¿cómo se llama ella?

lunes, 21 de septiembre de 2009

Para el seguidor de una religión le son conocidos los conceptos de: pecado, culpa, y expiación, lo realizan mediante rezos, castigos etc. Son tantos siglos y milenios en los que estos términos eran de uso común que incluso ahora que una gran mayoría se mueven en otras esferas, siguen y seguimos utilizándolos, o mejor dicho ajustamos nuestros esquemas de pensamientos en torno a ellos.
En una ética moderna que siempre es superior intelectualmente a cualquier moral religiosa, lo que existe es el error. Evidentemente el errar es molesto y si produce a su vez una molestia o mal en una tercera persona, a la molestia se añade la obligación de reparar o al menos aminorar y explicar ese error.
Cuando reiteradamente uno comete un error parecido, la conducta ideal no es creerse uno poseído de una fuerza externa, o una mala suerte. Lo ideal es pararse, analizar cómo se tomaron las decisiones y es posible que en algún punto descubramos donde fallan nuestras percepciones, esa es la manera normal de evita errores.
Pero una vez analizados, el círculo se cierra, desaparece la culpa, la pena y solo queda admitir que quizás hemos perdido buenas oportunidades, pero que vendrán seguro otras incluso mejores, a las que debemos aplicar este nuevo método de elección.
Las decisiones más difíciles y de mayor calado las tomamos en una edad en las que se carece por lo común de experiencias. La edad de la adolescencia llena de conflictos; personales, familiares, físicos, intelectuales, morales, hormonales, por lo general coincide con el comienzo de los contactos con el sexo opuesto y sobre él nos lanzamos como pilotos suicidas, confiando en que todo saldrá como en los cuentos de hadas
La sociedad pretende o pretendemos que en nuestro software de fábrica traemos esos programitas infalibles, con una tecla para eliminar errores y un corrector ortográfico. Sin embargo a la postre vamos actuando con el primitivo principio de ensayo-error. Y así nos va.

sábado, 19 de septiembre de 2009


Al atardecer la brisa de poniente se fue llevando mis pensamientos, ladera arriba por la tierra blanca las bebieron las cepas y los olivos en su rocío. La luna se emborracho de besos perdidos y mis brazos te acunaron en el vacío de tu ausencia. Allí donde quedaron unos besos, un paseo del brazo tú y yo, allí volví cada tarde a conjurar el espíritu y tu esencia.
Ahora que el cielo con su celosía de lentas nubes, juega con el cansino sol de la tarde. Ahora que el sol nos deja gamas de rojos que anuncian el otoño, ahora es más necesaria tu presencia. Paso a paso por la arena te voy sintiendo como me hablas mientras acaricio tu pelo.


LUNA DE PAPEL.

Lienzo blanco, inmaculado
Calle de los deseos
Lugar de ensueños
Cofre de los suspiros
Todo eso es mi luna de papel
Donde ahora me encuentro

Aquí, lugar donde dejo libre
Mis sentimientos
Donde mi disfraz y yo
Nos fundimos en la misma persona
Donde hablar y escribir es la misma cosa

Aquí donde duermo en sabanas bañadas de estrellas
Tengo esta noche que decirte
Que entre mi amor y mi carne, nadie cabe
Lo digo aquí en este espacio en este tiempo
Antes que la luna se duerma,
Antes que amanezca el día
Antes que otro disfraz de diario
Encadene y se cierren mis labios.


Fue un beso por sorpresa, no porque no fuera soñado, meditado, buscado. Fugaz, leve, suave, pero intenso. Hay una gran cantidad de formas de besar. Tantas como personas puedan existir pienso yo, Un beso es como un telegrama directo al corazón, otras veces es una larga carta que habla de un millón de cosas, otros una explosión súbita y cegadora. Aquel beso fue un instante, pero el primer rayo de sol del amanecer también es un instante y no por eso es pequeño. Allí entre los coches sobraron las palabras y me dejaste escrita con mágica belleza una nota para la eternidad.


Complicidad.
Me gusta esa complicidad que tenemos los dos, no es telepatía, ni cosas de esas, es una electricidad particular. Es una mirada instantánea y dentro de ella un torrente de palabras. Es un gesto, una mano puesta en tu hombro. La complicidad se teje puntada a puntada en ese tejido que es nuestra vida, con ambas manos pasamos el hilo de la amistad, los días van como una aguja, anudando las emociones unas a otras, los secretos, las risas, como hilos de colores. Ese entramado nos va uniendo en un dibujo, un paisaje que se pierde a lo lejos, donde se adivina dos seres compartiendo una vida.

viernes, 18 de septiembre de 2009


Otoño


El cielo estallo en un sollozo contenido
se abrieron las verjas a nubes y vientos,
los árboles están nerviosos en la alameda
se desnudan, caen sus hojas amarillentas.

Un paseante solitario en una mañana gris,
de paseo contigo de la mano del viento
un paraguas solitario, bajo una lluvia gris
de paseo contigo compartiendo un beso.

Noche de inmenso cariño, amor verdadero,
la madrugada vino a soñar conmigo a solas,
se instalo a tu lado entre mi sueño y tu beso
y así nos descubrió dormidos en la almohada.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

¿De qué estamos hablando, cuando hablamos de amor?


El lenguaje nos juega malas pasadas, porque hay palabras que se vuelven tan equívocas que resultan inservibles. Algo así sucede con la palabra "amor" y sus sinónimos. Suelo dar a mis alumnos y alumnas un consejo, a sabiendas de que no lo van a seguir. Les digo que, a pesar de ser un anticlímax, cuando reciban una declaración amorosa del tipo: "Te quiero con toda mi alma", lo sensato es preguntar: "¿Y para qué me quieres?". Desde hace tiempo trabajo en un "Test de enamoramiento" que sirva para responder a una pregunta de trascendental importancia: ¿cómo sabe una persona que está enamorada? Tal vez usted piense que "eso se sabe", pero no debe de saberse tan bien cuando tanta gente se equivoca por confiar en evidencias aparentemente claras. Reducir esas dramáticas confusiones es asunto de interés social preferente, porque a todos nos interesa que las parejas funcionen bien.Los sentimientos tienen las propiedades del cristal. Pueden ser transparentes, tornasolados, opacos, hieren cuando se rompen, y, además, pueden engañarnos, porque, como decía el sabio y ripioso Campoamor: "Todo es según el color del cristal con que se mira". Uno de los avatares más sorprendentes de las relaciones humanas es la frecuencia con que aquello que se elogia al comienzo acaba detestándose años después. El cristal ha cambiado. Lo que empezó beneficiándose de un prejuicio positivo acaba siendo víctima de otro prejuicio, ahora negativo. En estos oleajes cambiantes debemos saber navegar. No podemos prescindir de los sentimientos, pero no podemos fiarnos de ellos. Por esta razón, insisto desde hace años en la necesidad de una alfabetización emocional. Contando con la paciencia del lector y del Magazine, comienzo hoy una especie de "manual de sentimientos" en porciones.La primera lección del breviario afectivo tiene un título que tal vez sorprenda: "Acerca de la necesidad de reconocer los propios sentimientos". ¿Cómo no voy a saber lo que siento?, se preguntará el lector o lectora. ¿Cómo no voy a saber si estoy enamorado, furiosa, aterrado o melancólica? No hay más remedio que distinguir: una cosa es la claridad de la experiencia y otra la claridad del significado de la experiencia.Analice usted el significado de los celos. El celoso sabe, sin duda, lo que siente. Siente angustia ante la posibilidad, real o ficticia, de que un rival le arrebate el objeto de su amor. Todo se vuelve amargamente significativo para el celoso, porque cada gesto, cada olvido, cada palabra, cada ausencia de palabra, se convierte en prueba, corroboración, demostración de sus sospechas y de su desdicha. Hay en los celos un complejo entramado de sentimientos: el apego profundo y desconfiado hacia la persona querida, el malestar provocado por el supuesto éxito del rival, el temor de perder o tener que compartir una posesión. Analizar los celos resulta fácil, porque parecen transparentes a la conciencia. Pero las apariencias engañan. Los celos no suelen contar una historia de amor, sino una historia de "amor propio", que es algo muy diferente. Como ha estudiado Castilla del Pino, tienen que ver más con la posesión y la inseguridad que con el amor.

Volvamos a nuestro asunto. Para empezar a aclarar las cosas, comenzaré embrollándolas. El amor –arquetipo de los sentimientos– no es un sentimiento. ¿Y, entonces, qué es? Aun a riesgo de impacientarle, tengo que trazar un apresurado plano del edificio afectivo en que vamos a movernos. Los afectos, es decir, aquellas experiencias que me afectan por entero, que invaden mi conciencia, coloreándola y moviéndome a actuar, habitan en tres niveles distintos: deseos, sentimiento y apegos. La sed es un deseo; la satisfacción de beber, un sentimiento; la afición a la bebida, un apego. Les cuento esto porque me parece imprescindible para saber de qué estamos hablando cuando hablamos de amor. El amor es un deseo que va acompañado de muchos sentimientos, con frecuencia contradictorios, y que puede estabilizarse en profundas y constantes formas de apego.Parece muy brutal convertir el amor en un deseo, pero no es así, porque hay deseos generosos y espirituales. Por ejemplo, los padres desean que sus hijos sean felices y están dispuestos a sacrificarse por ello. Podemos hablar de amor al dinero, a la fama, a un perro, a una tierra, porque estamos hablando de distintas clases de deseo. Lo importante, al referirnos al amor a una persona, es saber qué tipo de deseo encierra. Por eso la pregunta definitiva no es "¿qué sientes por mí?", sino "¿qué desearías hacer conmigo?". Puedo desear disfrutar sexualmente de una persona, aunque sea una desconocida, y decir que eso es amor. Puedo desear comunicarme con ella, intimar, conversar, compartir actividades y sentimientos. También puede llamarlo amor. Y también puedo, y debo, llamar amor al deseo de que la persona amada sea feliz, a que esa felicidad sea un componente real de mi felicidad, y al deseo de que la otra persona sienta lo mismo. Es, en efecto, un tipo de altruismo egoísta, o de egoísmo generoso, que supone satisfacción y que impone sus propios deberes. Muchos de mis alumnos piensan que el amor es incompatible con los deberes. Si lo hago por deber, no lo hago por amor. Esa es una tontería peligrosa. El amor tiene sus propios deberes, como la navegación a vela. Una vez elegido el rumbo, debo hacer las maniobras necesarias para conservarlo.Creo que este deseo de felicidad con dos centros –como la elipse– entró en el universo con el amor maternal. De hecho, la etimología de "amor" nos remite al indoeuropeo "amma" (madre). Y creo también que, deslumbrados y confortados por ese afecto, los humanos decidieron transferirlo a otros deseos; por ejemplo, al amor sexual. La ternura es un sentimiento hacia lo pequeño, hacia lo que nos conmueve por su vulnerabilidad y su gracia. Pues bien, hemos intentado extenderlo al amor sexual, que es adulto y bastante bronco en su origen. No me extraña que los enamorados se aniñen un poco e inventen lenguajes infantiles para expresarse su ternura, ni tampoco que entre los wiru de Papúa Nueva Guinea, los enamorados se alimenten boca a boca –como hacen muchas madres con sus bebés–, y me parece maravilloso que tengan una palabra para expresar esta expresión amorosa: "yanku-petu".Esos diferentes deseos pueden darse juntos, por supuesto. El deseo sexual, de intimidad, el de confianza, el de hacer feliz a la otra persona, se complementan en su nivel más alto, pero a veces no van juntos. Parece increíble tener que advertir a las parejas de que una cosa es quererse mucho y otra querer vivir juntos. La convivencia exige deseos específicos y competencias específicas también

Al ser un deseo –y no un estado–, el amor es una actividad. En castellano indicamos este paso a la actividad con la palabra "querer", que es mucho más fuerte y ejecutiva. Todos podemos desear muchas cosas indolentemente. Hay una graduación que va desde el "me gustaría" y el "me apetece", al "yo deseo" y, más allá aún, al "yo quiero". El amor perezoso, que se basa más en promesas y ensoñaciones que en hechos, es un simulacro de amor.Volvamos al plano del territorio afectivo. El amor va acompañado siempre de sentimientos, que normalmente pueden confundirse con él, pero que en realidad sólo van modulándolo, fortaleciéndolo o agostándolo. Los sentimientos pueden ser agradables o desagradables, claro está, y es difícil que el amor sobreviva a sentimientos desagradables voluntariamente causados. Puede sin duda sobrevivir o incluso robustecerse en situaciones inevitables de dolor o tristeza –causadas, por ejemplo, por enfermedades o mala fortuna–, pero es difícil que sobreviva a una situación de tensión, miedo, violencia, aburrimiento o desánimo provocada y mantenida. Una amante de leyenda, Mariana Alcofarado, la monja portuguesa, escribía a su poco solícito enamorado: "Ámame siempre, y haz padecer más a tu pobre Mariana". Me parece un victimismo malsano. La etapa del cortejo o del enamoramiento suele ser tan satisfactoria porque, por regla general, ambos enamorados se esfuerzan por provocar sentimientos agradables en el otro, cosa que después se olvida con frecuencia.Por último, el amor puede consolidarse como forma de apego. El niño siente apego por sus padres. Es una relación de necesidad, de dependencia, de seguridad, un deseo de no separarse. El amor se consolida en formas estables de cariño, de confianza. Pero este apego no sólo puede prolongar el amor, sino también suplantarlo. Suelo preguntar a mis alumnos: "Si alguien te dice, sinceramente, ‘no puedo vivir sin ti’, ¿debes tomarlo como una señal inequívoca de amor?". Suelen decir que sí, y se equivocan. Más de un asesino ha matado a su pareja porque no podía vivir sin ella, y sería por lo menos equívoco decir que la amaba.¿De qué estamos hablando entonces cuando hablamos de amor? Sin duda alguna, de muchas cosas diferentes. Pero sería fácil que nos pusiéramos de acuerdo en describir la culminación del amor. Alguien ama a una persona cuando desea su felicidad, quiere ser causa de ella y necesita que la otra persona sienta lo mismo hacia él. Esos deseos se expresan obrando en consecuencia y procurando sentimientos agradables, cálidos y animosos hacia la persona amada. Al final, puede instaurarse un apego profundo, intenso y generoso –como sucede con los buenos vinos y los fértiles campos– e irrompible.En "El amor en los tiempos del cólera" –a mi juicio, la mejor novela de Gabriel García Márquez–, una pareja de enamorados que ha conseguido casarse después de muchos años de desencuentros y lejanías viaja en su barco aguas arriba y aguas abajo de un río. Y cuando el capitán, algo asombrado de ese tejer y destejer acuático, les pregunta: "¿Y hasta cuándo estaremos así?", el enamorado le contesta plácidamente: "Toda la vida".
Texto de José Antonio Marina

lunes, 14 de septiembre de 2009

El amig@


La amistad es como un papel de seda, envuelve lo mismo un corazón que un día nublado, lo mismo una mirada franca, que nuestra peor pesadilla. De todo lo que existe en el mundo, es de lo que no puedes prescindir. Puedes ser amigo de tu pareja, pero no es lo usual. Un amigo es quien comparte tu yo autentico, ese al que el día a día de la convivencia, aun no ha podido acabar con él. Ese con quien comentar aquellas ilusiones y sueños. Ese con quien reírte de todos comenzando por ti mismo.
Un amigo, es el que responde a tus correos aunque a veces tarde, el que te llama en tu cumpleaños a primera hora de la mañana o casi a medianoche. Pero siempre llama. Con un amigo no hay ni edad ni tiempo, si te desconectas luego no hay reproches. Solo necesita para existir pocas cosas, ausencia de engaños, honestidad, complicidad, prudencia, pero sobretodo estar con él. Un amigo resiste a todo.
Solo hay algo que le afecta, la mentira y el abandono.

Mujer en otoño

La soledad es un hecho que tarde o temprano llega. Lo normal es cuando los niños pasan de uno. Entonces paras y haces caja. Es como un examen de matemáticas, no vale la retórica sino los hechos. Según la pregunta apruebas, suspendes en otra. Matrícula en alguna. Con eso cargas. Han pasado los años siendo madre, esposa, amante, amiga, compañera, profesional. Todo eso eres y lo mejor queda aún por hacer, pero no te dio tiempo o no te dejaron. Ves con asepsia a tú pareja, ni bueno ni malo, extraño sin más, perdido en algún camino. Ves tus hijos, hermanos, amigos. Y tú? Tu se sientes la misma. Chiquilla, alegre, traviesa, aunque el espejo diga otra cosa. Ahora entre que vuelves a ser tú y otros que pasen de ti, descubres que tienes tiempo para ti. Sientes el vacío porque en ese tiempo eres aquella que se embarcó un día en esto de ser mayor.
Bien. Mis éxitos y fracasos son míos. Entiendo a mis padres como fueron, admito a mis hijos, a mi pareja tan cerca y tan lejos ya. Pero soy yo, a solas, me alegra saber que tengo, dos, tres, quizás más personas que me han amado y me aman como soy en realidad y que han estado siempre. Que me dan placer con su compañía, charla, carta, mirada, caricia, silencio, . . . . . . . . , la soledad es una pausa dentro de la música. Duele solo cuando además es abandono e ignorancia. Sí te has sentido sola ayer es que no estuve pendiente más de ti. Pero estaba allí y aquí.
La vida es un camino de ida y vuelta, ahora recuerdo aquellas tardes interminables de punta umbría, aquella chica rubia con una felpa recogiendo su pelo, el sexo solo era un rumor sordo en tu cuerpo, un susurro tan solo, un erizar de vellos en tu cogote cuando ella volteaba sin malicia su melena. Hoy el sexo es recuerdo, también un rumor sordo, como el perfume, o las especias dan ese toque mágico a la mirada o al roce al cogerte del brazo. Pero cuanta libertad hemos recuperado tu y yo, recuerdas nuestra última charla?. Ahora el sexo se transmite en el respeto, el saber estar y que te sientas cómoda, el ofrecer el detalle de estar pendiente. El que te des cuenta que sigues siendo mujer sin mirar ningún reloj.

jueves, 10 de septiembre de 2009



MI PLAYA

Duerme la abuela en su hamaca
bajo la sombrilla
se va enfriando la tarde
se recoge la marea……….
y los niños juegan sobre la arena
corren tras la pelota………..
vuelan tras su cometa……..
pasan unas parejas
cogiditos de la mano
hablando quedo
melena al viento
mirando al sol que se marchita
¡vamos mi niña!
que ya tiritan los niños
que vuelven los barcos a puerto
que están las gaviotas en la arena
que la mar se vistió de plata
que el sol quiere bañarse en ella.




A quien conmigo va........

A veces sombra, otras aire
sensación tibia de dulce suspiro
mano amiga, caricia de otoño
de un sol cuando atardece.

Dulce imagen, recuerdo
vivo, latido cercano
tanto que estas dentro
de mi mismo adentro.

Aunque no estés, estas
tu tiempo es el mío, que más da
si mi piel dejo de ser frontera
y transitan ambas por la misma vereda.

El tiempo levanto el vuelo, lejos
el sol se fugó con su luna
y nosotros atravesando el espejo
hicimos de dos vidas, una.

Amiga, amante compañera
maravillosa hada, luciérnaga
de mi pensamiento, mariposa,
mi corazón dentro lleva,
una mujer, una rosa.





martes, 8 de septiembre de 2009


Teoría del soufflé.
Es una historia verdadera que cuento a mis hijos, para ilustrar el como es cierto el refrán, de que el infierno esta plagado de buenas intenciones…….” Hace muchos años un señor, recibió por su cumpleaños una tarta, era un soufflé, es un pastel hecho con claras de huevo batidas a mano y luego puestas al horno. Es muy laborioso y en el tiempo aquel aún más. La señora que lo regalaba lo hacía con mil amores, empleando horas y horas en aquel dulce. Al recibirlo halagado por tal honor, dijo que le encantaba y así año tras año en cada cumpleaños un soufflé. En realidad le encantaba lo de recibir regalos, no el pastel, pero una vez que vino el segundo cumpleaños no tuvo modo de deshacer el entuerto. Pasaron los años…..si digo treinta me quedo corto y un día le dijo este hombre a la señora viendo que la edad entorpecía sus manos, “mira este año no hagas el soufflé, porque en realidad no me gusta tanto como crees”, la señora lo miro a los ojos y le dijo, pues podías haberlo dicho hace treinta años, tú no te hubieras comido algo que no te gusta y yo el tiempo de hacerlo. Ni que decir tiene que su relación no fue igual desde entonces.
¿Cuantos de nosotros, no hemos recibido nuestro soufflé y callado?, ya sea por: amor, cariño, por no saber qué decir….Poco a poco todos esos regalos conforman una jaula dorada y nosotros terminamos dentro. La palabra más difícil de aprender es “no”, pero cuantas cosas evita.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Niños, muñecos, marionetas y farsantes

Si a un adulto hay una cosa que lo desarma en un segundo, es un niño haciendo preguntas. Ellos con sus grandes ojos nos observan, ven lo que respondemos en nuestra cara y también lo que guardamos en nuestros ojos. Ellos, esos pequeños diablillos, esos piratillas como dice mi mejor amiga, vienen de la pureza por eso saben encontrar la verdad tan rápidamente, por eso descubren la mentira, nuestras mentiras. Cuando alguien en su prepotencia estupida te llame niño, dale las gracias en tu interior, no te preocupes por ser un poco raro para tus años, ni aun menos ser distinto, será un signo que conservas rastros de aquel regalo de tu venida al mundo, cuando vistes por primera vez la luz.

Esa luz es la que te muestra las cosas que nos rodean tal cual fueron creadas y también a las personas, esa luz que resalta los contornos de las flores, de unas manos, del rostro de alguien a quien amas, esa luz te permite después traerlas aquí convertidas en palabras, que escritas o en sonidos es la sublime creación de ser humano. Si eres todavía ese niño, tu luz estará en todo lo que hagas y cuando mires a los ojos, veras la verdad en los ojos pero también la oscuridad de la mentira.

Ese niño adulto al igual que aquel pequeño te convertirá en incomodo, porque tu luz será cegadora para los farsantes, para los mentirosos, para los que doblan las palabras, para los que los que utilizan los bellos sonidos para cubrir su oscuridad. Sabrás descubrirlos porque cuando están ante los niños, abren su boca, fijan la mirada y se quedan mudos........solo repiten.....¡ no molestes niño!

Bienvenido seas a la compañía de los locos bajitos, como los llamo Serrat.

viernes, 4 de septiembre de 2009


Te vi mucho antes de lo que crees, habías dado una pasada con tu auto, miraste y después buscaste donde dejar tu coche. Ibas con aquella falda que me gusta, a ti no tanto, por esa manía de que se te marca mucho el trasero. Venias dando grandes pasos, uffffffffffffff viene enfadada. Las gafas de sol caladas como trincheras. Con un gesto enérgico ya en el semáforo ajustaste la tiranta del sujetador, biennnnnn trae el que me gusta, vuelve a caerse la tiranta y deja al descubierto una parte de tu seno que me encanta mirar. Después un tirón de la falda. No cabe duda viene enfadada. Sabe Dios que le habrá pasado. Mirabas sin mirar, como si no me vieras y llevas ya diez minutos sin perderme de vista.
Estoy en la mesa de mi café preferido, tengo doblado mi periódico y la taza ya hace tiempo que reposa vacía. Hemos quedado a las once de la mañana, bueno 11,20 para ti. Ayer fue un día de desastre en mi trabajo, hasta la tarde enfrascado con el zoquete de mi jefe, llegue tarde a casa, cansado, cabreado, no mire los correos, solo tu mensaje al que respondí….mañana hablamos. Quizás por eso estas así hoy. Por fin el semáforo cambia a verde y ¡¡vaya me has visto!!. Te acercas y como mi gata me das un beso y además me hueles, ¿habrá estado con otra?, lleva su colonia, el afeitado como es, mucho o desaliñado, le importo o no. Observas mi camisa en busca de otra mujer. Después el peinado, igualito que mi gata. Por dentro me descojono, no hay cosa que me ponga más excitado que esta escena de celos. Mientras cuando te has agachado he mirado tus tetas……………lo cual en este estado te cabrea aun mas….míralo solo me quiere por ellas….después tu cuerpo al sentarte, tus piernas cuando las cruzas……………….pero quieres que te mire o que no te mire……pienso…..comienzas a hablar, muy rápida, con nervio, marcando mucho los acentos, sin hacer pausa, es una retahíla que seguro llevas pensando desde anoche. Las gafas siguen atrincherando tus ojos tan lindos…..una pena porque me encantan.
Ahora me cuentas no se……mil cosas a las que presto poca atención….mientras imagino que te despojo de tu camisa…te besaría los labios alzándote la barbilla, recorrería tu cuello desde el hombro hasta tu oreja…………….Jesús contente que se dará cuenta y se enfadara aun mas………pero no puedo la imagino desnuda sin sujetador, los pezones rígidos dando la bienvenida………………te haría el amor ahora mismo…………………
Ella intercala preguntas entremedio del discurso, quiere saber que hice ayer, si estaba solo, si dormí solo, si pensé en ella, si la eche de menos…………………¿Cómo es posible que una mujer 100% inteligente e incluso el doble que yo tenga estos arranques…………..como si n o supiera que me tiene pillado, encoñado dice una buena amiga. Valiente estupidez el dudar de mi.
Entonces me sube una oleada de ternura, la veo como es frágil, con dudas sobre sus senos, su trasero, con dudas sobre si la amare lo suficiente………………….sonrío, le digo………………cariño me permites un momento…………..ella silencia, entreabre su boca con sorpresa……….si dime…….yo me levanto rodeo la mesa, le digo que se levante……………que haces dice ella…………..le quito las gafas dejándolas en la mesa…..la rodeo con mis brazos y la beso en los labios……………ella se queda rígida, después abre su boca dejándose besar. La miro a los ojos mientras la beso y le digo…………….tu sabes cuánto te quiero?.
Después vuelvo a mi sillón, la miro fijamente y le digo…continua con lo que me estabas contando, es que estas tan bonita que no podía estar un minuto más sin decirte que te quiero.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Vivir.


VIVIR.
Pedimos a la vida cosas que son imposibles;
amor eterno, que nos quieran más que a nadie
juventud inacabable, ser feliz para siempre.
Vana ilusión y estúpido intento porque
la realidad penetra tarde o temprano
por nuestras ventanas y entonces
nos sentimos infelices y desgraciados.
-
Pedir y desear lo imposible
es el camino más directo a la desgracia.
¿Acaso siempre es de día?
¿Acaso no hay luna que ilumina esa noche?
O nubes que ocultan la luz del sol.
No siempre es primavera y
qué bonito es el otoño con todos
los tonos de ocre en las hojas y las plantas
-
Si la tierra no descansara en el invierno
no podría engendrar todas esas flores
incluso el desierto ya sea de arena
de agua o de fríos hielos
conocen sus pequeños
y efímeros cambios.
Tienes el don más grande
y no lo pediste, se te dio gratis
sólo la vida permanece.
Vive.
Partiendo de la costa atlántica el 270º es el oeste puro. Siempre tuve el sueño de navegar y ese rumbo me trae a mi memoria otras edades, ilusiones, emociones........En mi viaje en solitario, cosa que hacemos todos aún sin movernos, narrare como si en un cuaderno de bitácora se tratara.
Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...