jueves, 24 de septiembre de 2009

como en una isla

Saber que estas ahí, adivinar tu sonrisa, esas miradas furtivas esperando la llegada de un mensaje, el suspiro contenido, el recuerdo que raudo vuela entre mi garganta y mi corazón. Aquí estoy escribiéndote, dándote las buenas noches. Te echo de menos, espero con ansia al siguiente día para volver a verte y si no es posible, entonces me rodeo de señales tuyas, tus cartas, tus fotografías. Despliego sueños despierto, siento el roce de tus labios en los míos en ese beso robado. ¿Me pregunto dónde van los besos que no se dan y solo se sueñan, donde va ese abrazo falto de ti? Lejos de ti estoy como en una isla, rodeado de vida pero sin vivir porque no estás aquí.

3 comentarios:

ana dijo...

desde luego la persona en la que piensas mientras escribes, estará que se sale del pellejo, sabiendo que habita en tu corazon

MALANDAR dijo...

Todos podemos tener una isla, incluso viviendo en Huesca.

ana dijo...

eso es cierto, todos podemos poner flores en el alfeizar de la ventana

Momentos.

Aparte de este momento en estoy viendo al sol irse por el mar y a la vez escuchando unos pajarillos prepararse para la noche, podría c...