A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 8 de octubre de 2009

Amanecer


Nunca llegaras a saber las veces que fui a verte sin tu notarlo, con el corazón acelerado, como mi coche en las curvas, desembocaba en la plaza y daba muy despacito la vuelta, tratando de ver el interior del bar, si estabas en la puerta me encogía tras la ventanilla, necesitaba verte. Las más de las veces no estabas. Te escribía cartas de amor y en pedacitos quedaron esparcidas por el campo, para darle carmín a las amapolas. Mi corazón como niño travieso se iba detrás de ti, atravesando lo espacios, surcando esa distancia que nos marca la vida, en un salto. En estos amaneceres que el cielo se viste de gris, se deshilacha mi alma añorando todos los pequeños momentos y vuelvo a sacar tus fotos antiguas y nuevas. Te veo igual de niña en todas. Después imagino tu risa que viene precediéndote por el pasillo. Suben entonces las persianas de mis silencios y huye una lágrima del brazo de los recuerdos.

1 comentario:

Almadona dijo...

Preciosa imagen, tus palabras la acompañan como si ella sola hablara de una historia, como la que cuentas tan maravillosa.
Me encanta como escribes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...