A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 26 de octubre de 2009

Del amor y el sexo


Es indudable que vivimos una época donde estos dos términos impregnan todo lo que nos rodea, nunca han tenido tanto predicamento. Televisión, cine, prensa y cualquier charla tarde o temprano deriva a temas del amor, de desamores, de parejas, divorcios, es una extensión más de esa prensa rosa. Qué decir del sexo, se ha convertido en una obligación, si no tienes ganas pues ahí tiene usted pastillas y nada de excusas. Si su imagen no es agradable o tiene el chasis envejecido, tal o cual clínica le darán un arreglito de chapa y pintura. Si hablas con alguien del sexo opuesto, pues ¿de qué hablas?, de sexo claro. No intentes decir que era de literatura o teatro, esos temas no interesan a nadie. Son pues artículos de consumo. Bestsellers del momento. Y como todo lo relacionado al consumo existen los originales y los de los chinos.
A la vez y paralelamente manejamos términos como Inteligencia Emocional, Liderazgo Emocional etc, queriendo darle su importancia al mundo de las emociones y sentimientos. Pero relacionándolo con el trabajo y profesión. Curioso no?. Les despojamos de sentimientos al amor y el sexo trivializándolos y acudimos a ellos para las relaciones laborales. Pudiera ser que el trabajo por escaso o por la relevancia social, está en el primer plano de la vida y lo otro ha quedado para cocinas y portales de casas.
Qué horror, el asunto era humanizar el trabajo reconociendo a los sentimientos como principios creadores, como palancas, que impulsan al ser humano en pos de una meta de las que sentirnos orgullosos. En cuanto al amor, debiera haber aumentado, ahora que hemos conquistado la igualdad entre nosotros. Los sentimientos debieran fluir sin medida ni cortapisas. De pronto el amor y el sexo se convierte en algo desconocido que todo el mundo persigue, ya no basta con la pasión el deseo y las emociones, ahora además hay que pertrecharse de artilugios, cremas, aromas y ropa adecuada. No olvide las laminas de anatomía para encontrar los puntos G y P y un cronómetro.Creo que hemos confundido los lugares y el norte con el oeste. A este paso, hablaremos de nuestros asuntos amorosos con el jefe y temeremos llegar a casa, porque nos esperan con la caja de bricolaje sexual sobre la mesa del salón y un mono de trabajo con encajitos, que se lleva mucho. Yo me estoy quedando antiguo, no tengo más armas que; el deseo, la pasión y mis sentimientos, para cronómetro tengo el brillo de unos ojos. Con eso me basta.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...