A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 27 de octubre de 2009

Según la Secretaria de estado de EEUU, Hillary Clinton, “No hay que dejar pasar la oportunidad de una buena crisis”. Es cierto, en un momento como el actual donde millones personas se ven obligadas a cambiar de vida, a perder el empleo, sus casas, sus sueños, hemos de preguntarnos no quienes son los culpables, sino, si hemos sido cómplices de esta locura consumista. Para salir de aquí una cosa es clara, no sirven ni las mismas personas que nos trajeron aquí, ni sus ideas.
Pero quería reflexionar a que todos tenemos nuestros terremotos vitales. Nuestras grandes crisis, que se desarrollan entre cuatro paredes. Pero si miras a tu vecino, al bloque de al lado, a tu compañero de mesa de trabajo puede que veas, que está inmerso el algo parecido. Quizás todo este conflicto económico, sea la traca final de cosas pequeñas, envuelta en un gran escándalo. Nunca existió Eldorado, lo habíamos olvidado. Ni Shangrilá. Ni duros a cuatro pesetas como decía mi abuelo.
El mundo ha pegado un salto, la humanidad con él. Millones de personas cambian de país, de continentes. Van con sus culturas, costumbres, religiones. También con sus horarios, días de fiestas. Aquí las empresas ponen turnos imposibles de compaginar con nada. Todos como posesos corriendo de un lado a otro, sin terminar ninguna tarea. Un mundo de locos.
En medio de todo, este sábado vi cuatro parejas vestidos de novios, haciéndose reportajes de fotos en la playa. Me pareció un corro de niños jugando a casitas de muñecas. Ellas de princesas y ellos de galanes de Hollywood. Tres de ellos se separaran antes de cinco años, dicen las estadísticas. Alguien se ha planteado parar esta noria y poner un poco de cordura?.
Estamos en crisis, crisis de todo tipo. Y por ahora ni sabemos dónde vamos ni de donde partimos.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...