A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 24 de noviembre de 2009

Doblando la escollera.

El poniente, el lucero de la tarde

y para mí una clara llamada. Acaso la escollera

no haga gemir al agua, cuando emprenda

mar adentro mi ruta,

y haya sólo el reflujo que parece dormido,

demasiado turgente para rumor o espuma,

cuando lo que sorbía del fondo ilimitado

regresa ya a su centro.


Crepúsculo y campana vespertina

y luego, ya la noche.

y acaso no haya adioses doloridos

el día en que me embarque,

pues, si de nuestros hitos del Lugar y del Tiempo

la marea me aparta,

confío, cara a cara, mirar a mi Piloto,

doblada la escollera.



Alfred Tennyson.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...