A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Frente al espejo de la violencia de género



Una tarde fui a ver una obra de teatro aficionado, tocaba este tema. El lugar un centro cívico de la ciudad, el aforo lleno, mayoría de mujeres en un barrio que eufemísticamente le llaman “ de transformación social”. Cinco parejas en el escenario, Cada una de las cinco mujeres interpretan un tipo de mujer; ama de casa, profesional, progre, con pareja de hecho y chica muy joven. Lo ellos tienen mismos roles.
Cada uno como ante un espejo relata su relación y su punto de vista, ellas no encuentran explicación y ellos tampoco ya que solo hacen repetir “papeles sociales existentes”. El caso es que son ciertos los roles y fácil caer en esta lacra. En el fondo muestran una relación de dominación o dependencia asfixiada por las costumbres sociales, las reglas, algún barniz religioso (más de una ojo), pero que hasta ahora nadie había puesto en duda. Como espectador te impacta.
Un actor habla al público y a mi lado una mujer de edad exclama “es él, igualito que mi marido”, después unos y otros al final quedamos en silencio. A pesar de ser aficionados han tocado la fibra mas intima de ese rincón en el que somos humanos sin más.
Sales de allí pensando que en realidad este tema nos salpica. Por activa o pasiva, somos depositarios de roles a nuestro alrededor, que aun no hemos extirpado, que pasamos por alto. Nos han enseñado a ser sumisos (no humildes) o dominantes (fuerte, machote o superhembra). Vivimos el amor como una relación cerrada, castigamos a nuestra pareja o bien haciendo el papel de pobrecito/a o de mandón/a. Cuando esa pareja decide buscar un cielo para poder desplegar sus alas, reaccionamos con violencia, ya que somos “propietarios”.
En el fondo es una asunto de personalidad frágil, de miedo, de inmadurez, tanto en un caso como el otro y la solución buscada es atar a alguien a tu lado, con los celos, las sospechas, las enfermedades inventadas……Leo en un artículo que si se tiene sospecha de algo así que haga un experimento, proponer una separación breve, digamos diez días. Esa persona ni por asomo lo aguantara, no le dejara libre el teléfono y o bien le ocurrirá algún drama o le amenazará, según el papel que le toca en este teatro.
El amor cuando es autentico tiene para sus miembros zonas de autonomía.

1 comentario:

carasana dijo...

creo que tienes razon, pero a veces es dificil que entendamos eso

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...