A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Cartas desde mi balcón. 4

El aseo del cuerpo es un rito en si mismo, lleno de sensualidad. La luz, la temperatura del agua, el jabón, su espuma. El afeitado para nosotros es otro y para terminar un toque de olor, que según el día o tus intenciones eliges este o aquel aroma. Así, hay días grises o luminosos, por ello viene bien un agua de colonia fresca o un perfume más intenso si deseas provocar.
Con el corazón pasa igual, hay días grises o luminosos. Hoy era un día frío, pero mi interior deseaba uno luminoso, así que elegí un perfume. Cerré fuertemente los ojos mientras inundaba mi cara en agua fría, recordé……….un beso tuyo, el último. Sentí como si fuera real tus labios, su calor, el aroma de tu aliento, su ligero temblor. Unos brazos que me rodearon con cariño, los míos que intentaban contenerte, retenerte, llevarte conmigo a un lugar sin tiempo. No recuerdo si fue breve y fugaz o lento y pausado….me supo a poco, porque el tiempo después se hace tan largo………sabes?, lo besos son algo estupendo, siempre lo he dicho, es una lástima que no pueda darte todos los que quisiera o recibir todos los que quieras darme. ¿Te cuento algo curioso? Aquel beso dejo su aroma, lo note en los ojos de varias mujeres al pasar.
Cuídate cariño. Estoy tejiendo un abrazo para ti. Te quiero.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...