A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 22 de diciembre de 2009

Hombre pegado a su maleta.



Siempre fui un hombre pegado a una maleta,
un viajero de ese tren que conocemos como vida,
un eterno ocupante de un banco de cualquier estación de tren,
mirada a lo lejos, a un destino irreal, lejano,
ese lugar que se sueña, que se guarda
para las grandes ocasiones que nunca llegan.
Saltimbanqui de mil sitios, observador de la luna,
escrutador de cielos, navegante de lejanos mares,
siempre en busca de una desconocida estrella.

Guardaba en mi maleta cosas mías,
ni siquiera supe para lo que servían
algunas, hasta que llegaste a mi lado,
hoy si, hoy se mirar un atardecer desde una hamaca,
oír la melodía de unas manos,
de un par de ojos sobre una almohada,
hoy se que las caricias son como las flores
que deben ser naturales y frescas
y ponerlas en cualquier rincón de nuestra casa.

Me enseñaste esa bella partitura que es el amor,
cómo pasar los dedos por sus notas
como sobre las cuerdas de un violín,
cómo tener siempre viva su melodía en tu memoria,
cómo bailar en su presencia, cómo resistir en su ausencia.

Hoy miro al mar desde mi ventana,
apoyado en ella espero ver como llegas,
cómo bajas de tu coche y agitas el pelo,
y es como si desde el cielo
un fotógrafo hubiera disparado su flash,
tu dices que no eres la mujer mas bella,
para mi si, para mi que soy el mas afortunado lo serás siempre.

Lejos quedaron en el olvido, aquella vieja estación y mi maleta.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...