A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 1 de diciembre de 2009

zapping emocional



Te hice, después hicimos pero más tarde, el amor. Lo expreso así con un cierto tono divertido. Ya no te acuerdas pero llevabas un par de días insoportable, la ropa, tu pelo, las cortinas, los vecinos. Entre el suelo y el cielo no dejabas de disparar dardos contra todo lo que se movía. El vivir junto a ti me ha hecho más listo con esto de las emociones. ¿Cómo vas a conocer a una mujer, si no me conozco ni yo misma?, me dijiste un día. Pero mira año a año fui haciendo este máster en convivencia.
Así que llegue, me metí en la cocina, puse la mesa, descorche un vino blanco, como un autómata, dejándote hablar. Acerque tu silla y cuando te sentaste voltee tu cabeza y bese tus labios. Un beso largo, larguiiiiiiisimo, de tornillo. Después otros cincuenta o sesenta piquitos. Me apartaste para mirarme, un vistazo general, pegaste la nariz a mi ropa y mi pelo……un marido apasionado sin venir a cuento suena sospechoso. Pero entrechocamos las copas, charlamos de esto o aquello y antes de ver quien llevaba los platos a la cocina, volví a besarte. Nos dimos un golpe en la puerta del dormitorio, íbamos a trompicones y así muertos de risa dimos cuenta de una noche bastante calurosa.
Voy para el trabajo en el coche y con una gran sonrisa, te imagino sentada en la cama, mirando la ventana, con la taza de café caliente que dejé en la mesilla. Te veo con la mirada perdida, pensando en que era eso que te tenía tan enfrascada, ¿a que no te acuerdas de los vecinos?. Supongo que en el fondo soy como cualquier hombre, pero a tu lado aprendí a hacer zapping contigo y cambiar ese programa de rutina, por un documental de amores.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...