domingo, 31 de enero de 2010

Al llegar.

Siento tu presencia como una ráfaga de aire ,
como una melodía de luces,
el corazón parece que se me encoge, como
cuando se retira la marea y después
avanza incontenible hacia la playa,
rompiendo con estrépito, en una mirada
que se escapa anhelante hacia tus ojos.
Ahora el corazón y mi mente
charlan apresurados,
el uno serio y responsable
intenta controlar la alegría
de este loco reloj,
que llevo dentro.
Me gusta sentirte cerca
ya lo sabes.

No hay comentarios: