A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 14 de enero de 2010

Dios.

En estos días proclives a la reflexión debo decir, que soy de los que creen en un ser superior, llámese Dios, Big Bang, principio original etc. Por mi situación geográfica y mi historia circundante, me inclino a definirlo según los antiguos escritos como algo: inteligente y sabio, aptitudes que en los humanos no siempre van unidas. Un Dios que dirige este cotarro con liberalidad y sentido del humor. Cómo no pensar que tiene sentido del humor para observar con suma paciencia, cómo sus seguidores según el caso, se dejan melena, se afeitan la cabeza toda o en parte, se tapan la cara, no conducen autos en un día determinado, no tienen teléfono o no pueden usar pantalones y sombreros, no comen esto o aquello. Entre ellos se persiguen, se tiran piedras, se apalean o aun peor levantan muros de silencio. Teniendo en cuenta que no sabemos su aspecto (el de Dios) no se entiende lo del pelo, los pantalones o lo de comer esto o aquello y lo de conducir, pues creo que no lo necesita.
Por otro lado todos juramos que queremos parecernos a él, juiciosos, generosos, misericordiosos, justos, caritativos, pero actuamos justo en dirección contraria. A cualquier persona instruida en este asunto, la primera conclusión que le llega as u mente, es que existe un solo ser supremo, aquí no hay posibilidad de la versión Mac. Por tanto todas las religiones son variaciones de un mismo asunto. Cada cual con sus características más o menos útiles para sus adeptos. En un mundo globalizado no debería haber problemas, para optar según el gusto de cada uno por esta u otra versión, ya que todos buscan el mismo fin.
Pero no es fácil, porque cuando una de estas religiones o versiones se hace con un sector del mercado, tiende al monopolio, pero lo curioso es que no intenta la conquista de nuevos clientes mediante el marketing, la seducción, pero ni siquiera mantiene a los suyos mediante criterios de fidelización, al contrario se dedican a la persecución, al castigo físico y sicológico de los suyos y en cuanto a los de fuera los persiguen con ánimos aniquilatorios. Llegando incluso a promover de sus gobiernos que dicten leyes que les amparen en estas tareas. Esto demuestra la poca confianza que tienen en su misma creencia.
Y pienso que a mi Dios, a mi ser supremo, le considero tan inteligente que jamás se le ocurriría tamañas barbaridades, es más considero como falsas esas versiones, que en vez de explicar las virtudes y la libertad de elección, imponen estos monopolios salpicados con la violencia. Por principio son falsas. No que exista un ser supremo, sino el uso que de Él hacen. Me da igual que sean millones. Es como los programas informáticos, abundan más las versiones piratas que las autenticas. Tengo amigos que ni siquiera tienen una idea concreta al respecto de un Dios. Son gente pacífica y nada beligerante en el asunto este. No sé si porque están lejos del problema o porque están tan cerca que ya llegaron a la meta.
Si en el fondo todo radica en llegar a ser buena persona y practicar la bondad, ¿no les suena a artificial todo esta parafernalia?. Cuando llegue arriba le pediré a mi Dios, que haga el favor de anular las licencias y el copyright de los causantes de tantos desastres.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...