A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 22 de enero de 2010


Intuí cual sería tu respuesta, ni vaga ni imprecisa, sugerente pero sin extremos. La seducción en general hoy en día necesita de entrenamiento. Los encuentros ligeros no. Pero hasta un buen café tiene su rito, cómo no el seducir a una dama. En ti no hay nada fortuito y me gusta el juego con inteligencia en el tapete verde. La pintura de labios, el tono del maquillaje. Traes medias, vaya vaya, esto es como adelantar una torre, blancas atacan a negras.
La tarde quería ya retirarse a sus aposentos y en el bar flotaba una penumbra de foto antigua, magnífica ocasión para explorar miradas, ese cruce de piernas. Seducir, quizás seducido. El resultado es distinto, cada cual da lo mejor de sí, cuando en el último instante te metes en lo que la naturaleza ha dispuesto para ti. Por eso ser hombre hoy es un arte. Intuir más que enseñar. Cortesía, ropa a tono casualmente con ella, un detalle pequeño de desaliño para dar oportunidad a su sentido del orden…..Y como para cenar en un buen restaurante no te piden que trabajes de chef, tampoco es necesario hablar de tus magnificas recetas de lo que quizás ocurra después.
Pero….una cosa debe estar clara. Ella te gusta, hoy y mañana. Que sea uno u otro lo dirá ella o lo conseguirás tu. Seducir es la diferencia.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...