A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 29 de enero de 2010

Tomando café



Me miraste con sorpresa cuando te dije “te quiero”, aquella primera vez. Fijaste en mí tu mirada y subiste una ceja intentando averiguar, hasta donde era verdad. “Pues hoy no me he pintado”, “soy pequeña para ti”, “que desastre de pelo tengo”, “no me mires que estoy gorda” Y mientras hablabas y hablabas, yo solo miraba tus labios y tus ojos, jejejeje…. y tus orejas y ese pelo tan hermoso.

Hablabas de ti, sin entender, que a mí no me importaba lo que otros hayan pensado de ti, todos esos defectos que yo no veo y si los hay yo tengo más y aun más viejos. Es curioso las cosas que los demás nos colocan sobre los hombros y creemos que son nuestras. “Que si soy así, que si esto, que si aquello”, hasta tu trasero. Por lo visto, no sé que puñetas le ocurre, (a mi me encanta).

Y es que cuando te enamoras, ves a las persona como son, cómo son para ti. ¿Y por qué no?. ¿Te has dado cuanta que te sientes más ligera? Te he quitado esas capas de barniz del desamor de otros, hasta llegar a tu piel. He de decirte que me gustas como eres que no quiero que seas otra. Me encanta tu bondad, el brillo de tu mirada, el olor a pan tierno de esa piel, ese calor de tus manos y ese par de alillas que nadie ha visto en tu espalda…….Tú sigues ahí enfrente habla que te habla, mientras tus ojos buscan mi asentimiento y mi opinión. Me importa que estés aquí, que el reloj se haya marchado de puntillas, del brazo de una tarde que cada vez se torna más deliciosa.

1 comentario:

Isabel P. dijo...

Asi es....eso es el enamoramiento...una etapa que siempre sen añora. besitos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...