miércoles, 24 de febrero de 2010

En un abanico.

Pobre verso condenado
a mirar tus labios rojos
y en la lumbre de tus ojos
quererse siempre abrasar;
colibrí del que se aleja
el mirto que lo provoca,
y ve de cerca tu boca,
y no la puede besar.

Manuel Gutiérrez Nájera

No hay comentarios: