A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 22 de marzo de 2010



Cuentan que el sonido del corazón de nuestra madre es un ritmo que nos adormece, que nos pinta una sonrisa en la cara, que jamas se olvida. Te pusiste delante de mi un verano, te pusiste un poco de puntillas como queriendo parecer mas alta, un gesto muy femenino, pícaro incluso, pero innecesario. Debiera haber sido yo quien se alzara, porque ante tus ojos iba menguando, como si un sortilegio de bruja me atacara. Quede justo.....a la altura de tu boca, al menos de ahí no podía separarme y cuando hablaste, ese sonido ha sido la melodía que como a un viejo reloj le das cuerda a mis sentimientos.

Hay hombres que al nacer traen en su canastillo el don de la palabra, yo no fui de esos, tarde años en traducir aquellos nervios, sudores, tembleques en dos frases agradables. Hoy solo se que le puse letra a aquella música que brotaba de tus ojos, que sigo con necesidad de ponerme de puntillas para alcanzarte y que te llevaste de un parpadeo la mayor parte de la maquinaria. Pero me dejaste las primeras notas del amor y aquí siguen.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...