A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 15 de marzo de 2010

Rito de paso.


El rito de paso es un concepto y define el momento de transición entre la infancia y la época adulta. Este rito se realiza, mediante una ceremonia de iniciación dentro de la comunidad. En mi ciudad, en todo mi Sur va llegando ese rito anual, la primavera y con dos fechas; Semana Santa y Feria de Abril. Fiestas profanas allá donde las pongas. Disfrazadas convenientemente eso sí, no en vano llevan más de cinco siglos la primera y siglo y medio la otra, pero de ella ya les contaré.
No sé a quién se le ocurrió plantar naranjos en todas las calles, pero en estos primeros días de calma, se abren los azahares, miles, millones y dan un olor típico a toda la ciudad, los días se alargan, la temperatura media sube. De inmediato se guardan abrigos, chaquetones y el Domingo de Ramos haga el tiempo que haga todos cambiamos de ropa. Miles de jóvenes invaden el centro histórico y repiten toda una serie de comportamientos, heredados, explicados (iniciados) de sus padres. En muchos sus primeras escapadas y noches hasta altas horas. Póngale una luna llena, 20º de temperatura, 16 años en adelante y en la ciudad……….una transformación. El tráfico de vehículos se paraliza, todos van andando, la ciudad es recuperada para y por las personas. Sevilla se asemeja más a Bagdad o Bizancio que a Ávila. Incienso, oro, velas a miles, candelabros, plata, estandartes (árabes todos), enseñas del Imperio Romano, túnicas y mantos con bordados persas a rabiar. Es una lujuria de los sentidos, no tiene más explicación. El que quiere además le pone el sentido religioso que le apetezca. Así en una misma familia viendo lo que sucede se unen en un plazuela, creyentes, incrédulos, agnósticos, ateos e incluso de otras religiones.
Les diré que nuestras Hermandades y Cofradías nacieron como autodefensa al poder, político y eclesial, que aun hoy los curas andan la gresca con ellas, porque no tienen ningún papel dentro y menos en la tesorería. Que en el Magreb pueden ver procesiones como estas con las mismas insignias.
Es el momento mágico del rito de paso, donde cada año una nueva generación levanta el vuelo, estrena su libertad dentro de los códigos mil veces repetidos. Respeto, moderación, silencio, buen gusto, media distancia, en suma saber estar y saber vivir.
Añadiría que esta ciudad ayuda y mucho, no en vano hemos sido conquistados, expoliados, exprimidos, unas veces desde el norte y otras desde el sur. No es extraño que en el mismo lugar encontremos templos, sobre él una iglesia, encima una mezquita, y transformada otra vez una iglesia. El pueblo llano destila con estos ingredientes una cosa suya, que se parece a todo y nada,, pero que se resume en que lo importante son las personas. Demos la bienvenida a una nueva primavera.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...