domingo, 18 de abril de 2010

Arco iris.



















A veces


por supuesto


usted sonríe


y no importa lo linda


o lo fea

lo vieja

o lo joven


lo mucho


o lo poco

que usted realmente

sea


Sonríe

cual si fuese

una revelación

y su sonrisa anula

todas las anteriores

Caducan al instante

sus rostros como máscaras

sus ojos duros

frágiles

como espejos en óvalo

su boca de morder

su mentón de capricho

sus pómulos fragantes

sus párpados

su miedo

Sonríe

y usted nace

asume el mundo

mira

sin mirar

indefensa

desnuda

transparente

Y a lo mejor

si la sonrisa viene

de muy

de muy adentro

usted puede llorar

sencillamente

sin desgarrarse

sin desesperarse

sin convocar la muerte

ni sentirse vacía

Llorar

sólo llorar

Entonces su sonrisa

si todavía existe

se vuelve un arcoiris.




Mario Benedetti.

1 comentario:

Pescadora de Perlas dijo...

Nostalgia, tristeza, pero qué bonito poema. Benedetti siempre estará junto a nosotros.

Me gusta tu blog Capitán
Nos seguimos leyendo.
Beso

Un deseo.

Anoche se quemaron  millones de deseos escritos en papel en las hogueras de San Juan. Hace un año quemé  el mio, se hizo realidad po...