A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 9 de abril de 2010

Llevaba una tarde ajetreada, para colmo las compras de última hora. Mañana tomaría el avión camino de otra reunión de trabajo, Dios…me aburren los aeropuertos. Me derrumbe en el único asiento de aquella tienda de ropa. Deje las bolsas en el suelo y di un cortes buenas tardes al señor de al lado, que ni siquiera se molesto en dejar de leer su periódico. Frente a mi perchas, anaqueles, expositores, dependientes que iban como ardillas de un lado a otro y ..se abrió una puerta. Un metro sesenta y cinco, morena, pelo con rizos, caderas y todo lo demás. El pantalón dejaba adivinar un par de piernas interesantes, zapatos de tacón rojos, blusa satinada en gris…….¿qué tal? Dijo…yo mire a mi alrededor….sin duda se refería al caballero del periódico…… ¿cómo me queda? Insistió…ni flores. Entonces me miró dejando caer los brazos con impotencia a los lados. La miré de arriba abajo y con un gesto ladee mi cabeza fijándome en el trasero, ella se volvió y se paso las manos abiertas por él par alisar unas supuestas arrugas, volvió a ponerse de frente y yo asentí levemente con una sonrisa.
Se metió en el probador del cual salió al rato, una falda un poco debajo de la rodilla, largo Chanel, medias y otra vez los zapatos rojos, misma pregunta, mismas respuestas, pero esta vez mirándome fijamente. Yo levante el pulgar de la mano derecha acompañado de una franca sonrisa. Al momento estaba en la caja con toda la ropa, vino hacia nosotros y quitándole el periódico al señor le dijo, “haz algo por mi paga, que no traje las tarjetas”. Diciendo esto y antes de ir tras él deslizo un papel doblado sobre mis piernas con una sonrisa.
“ Gracias por tu ayuda, que tal si me das tu opinión sobre el resto de la ropa que me he comprado” Llámame 60734….. Creo que llamaré a mi jefe, no me encuentro nada bien para viajar.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...