A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 16 de abril de 2010

Nosotros



No es solo el flamenco, ni el culto al jardín y a la música de una fuente, ni la sabiduría de plantar sombras al camino del sol. No es solo el olor a nardos, mirto y arrayan de un Lorca redivivo. No es solo la siesta mal entendida, reflejo del recogimiento y respeto intrafamiliar entre rezo y rezo de aleyas del Profeta. Celosías en las maderas de las ventanas y del lenguaje. Eliminar tonos, limar el filo de las palabras que hienden de forma innecesaria la seda de la amabilidad. El estar, el ser, todo eso y mucho mas es el pozo de una cultura embebida en un día a día de cualquier andaluz.
Tierra que tuvo que reconvertirse por segunda vez tras la barbarie visigoda, a otra barbarie que se llamaba heredera de aquellos y seudocristiana. Por segunda vez a guardar libros, poemas, partituras, ciencias, erudición. Se cerraron baños, patios y plazas. Se troco la seda por la burda y áspera sarga. La tristeza y la mugre física y mental arramplo sin medida y un heredero real, vástago semi-aleman destroza la Alhambra y se fabrica un palacio en su centro. Qué horror.
Asombra aun hoy que desde la capitalidad centrista, llamen a rebato patriotero contra otras tierras tildadas de “fenicias”, ocurre que Fenicios, Griegos, Egipcios, Romanos, Árabes….esos son nuestros antecedentes y en ellos nos reconocemos los de Andalucía, mediterráneos a la postre. Y por sueños somos a la vez, atlánticos mirando al oeste donde un día fuimos a ver morir el sol.
Del centro nos gusta oír los poemas de Machado, la prosa de Delibes, las llanuras sin fin por el contraste, su gente laboriosa y sencilla, pero para nada los eternos reconquistadores de la patria añeja. Es tanta la diferencia, que antes sucumbimos a la dulzura de un gallego, lo risueño del astur y la llaneza de un montañés. Gente buena y agradable.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...