jueves, 15 de abril de 2010

Pequeña, enana.



Pequeña, enana, es solo una manera cariñosa de referirme a ti, de nombrarte, de recordarte. Aunque estés cerca, tan cerca de mí, que el que te retires un poco deja un gran vacío. Hablo contigo a diario, cuento mil anécdotas diarias, debo tener mil cuadernos escritos, paginas repletas de cosas, de días grises, azules, encarnados, pero compartidos. ¿Qué ocurre cuando al lado de tu lado esas cosas no se hablan y dejan lo cotidiano fluir en primer lugar?. Como si lo cotidiano fuera a cambiar…….podría pillar un atajo y decirte te quiero, con los labios, con mis ojos, con mis manos dentro de las tuyas, que son pequeñas pero que crecen a la misma velocidad que yo me vuelvo pequeño……Con esos ojos donde me pierdo y tirito, porque me desnuda tu cariño. Quiero volver a dormir en tus labios un instante, quiero sentir como el mundo frena, se silencia y al volver a ese mundo caminemos descalzos en una alfombra de sonrisas cómplices. Te quiero. Te echo de menos.

No hay comentarios:

Momentos.

Aparte de este momento en estoy viendo al sol irse por el mar y a la vez escuchando unos pajarillos prepararse para la noche, podría c...