A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 6 de mayo de 2010

Castillo de arena.

Aquella pareja de críos se había puesto manos a la obra, con palas y cubos, con sus manos levantaban un castillo de arena. Grandes muros con el deseo que detuviera al mar. Alta torre que pregonara al aire sus pensamientos y un foso para atrapar olas dominando su fuerza aunque fuera un solo instante.Se oían sus risas, se palpaba esa ilusión compartida en su obra, ella aseguraba el muro, él perfilaba sus almenas. Entre aquel proyecto de mujer y el mozalbete inexperto flotaba el viejo sueño de dominar al mar, oponiéndole lo único que en sus mentes tenían, aquel imponente castillo. de arena.El mar los observaba con ternura de años, con cuantas parejas como aquella había jugado igual que hoy, y tantearía suavemente sus muros, mientras los críos taponaban rápidos sus grietas, se animaban mutuamente con risas, un atisbo de abrazos y unas leves miradas a sus labios. El mar reía con ellos lanzándoles olas de espuma que engalanaban su castillo.Pararon ambos un momento, comprendían su inevitable final y se sentaron uno al lado del otro, abrazando sus rodillas, pero con una sonrisa y ojos color ilusión admitiendo la fuerza del mar y su destino. El mar quiso ser amable, y no lanzo una gran ola, solo incremento su cadencia llevándose con dulzura aquellos granos de resistencia y permitió que la torre se diluyera en la espuma.No fue inútil, fue bello aquel tiempo compartido, aquel deseo los había unido mas que ninguna fuerza, pero otra los unía ahora, el mar. ¿ Nos bañamos? Y de la mano ella y él corrieron hacia los brazos del mar que los esperaba.Con sus altas olas y torreones de espuma este cálido mar los recibió, les construyo un castillo de agua. de mar, así es el sabor de los besos y las lagrimas. A salvo del mundo de arena se fueron hundiendo en las profundidad de la tarde.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...