A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

domingo, 20 de junio de 2010

Los 40.

Querida lo de los años es como el peso, depende de la época que hablemos tiene una importancia. Además es relativo, sobre todo si quien te escucha tiene algunos más. Creo firmemente que estamos influenciados por el mundo de la moda, del consumo, de la imagen. Yo que soy hombre y masculino practicante, tengo mi imagen propia de la mujer ideal, te digo de paso que estadísticamente coincide, con el resto de hombres con los que me trato y no creas alguno es más joven. La gran mayoría estamos en desacuerdo con el tipo que aparecen en las pasarelas, me refiero a las top models. Solo hay que ver el precio en las subastas de vestidos, fotos o memorias de Marilyn Monroe, icono sexual y sensual por excelencia. Mas o menos sus medidas no han cambiado en la retina nuestra, pero añado, tampoco en la edad que tenia la actriz al final de sus días.
En primer lugar no nos gusta el plástico, lo siento por las adictas a los cirujanos. Tampoco esas caras de búhos en la medianoche, que algunas pasean por quitarse esas arrugas de sus ojos, mucho menos esos vientres superlisos como mi compañero de gimnasio. En cambio esas mismas arrugas nos dan impresión de experiencia, una ligera almohadilla bajo la cintura es ideal para leer poemas, con la cabeza apoyada y es el mejor test de hormonas funcionales. En cuanto a los senos lo mejor es la naturalidad y que sean sensibles. En resumen si nos gustara un efebo como Aquiles nos haríamos gays, pero nos encantas las mujeres.
Los 40 cariño es una edad en estos momentos mágica. Es la plenitud, para mí la ideal en una mujer, nosotros y vosotras hemos cumplido en esos momentos con lo que se esperaba y ahora nos toca. Nos toca degustar el tiempo sin prisas, sin aspirar a marcas olímpicas de ningún tipo, recuperamos el placer de los “entrantes” y de los “postres” como en una buena mesa y en cuanto al plato fuerte, cobra importancia la mano del y de la “Chef”. La sorpresa, los detalles que desvelan la intención y el mimo. Que mejor requiebro que ver el tiempo que tu pareja se ha tomado en preparar todo. Las caricias se denotan en mil detalles.
Cobra sentido las analogías que hacemos entre gastronomía y erotismo. Para todo hay que pagar un precio o peaje y para esto es el tiempo. Ahora estas preparada para degustar y apreciar hasta lo mas mínimo esos grandes y pequeños placeres. Incluso una hamburguesa puede ser un gran plato si frente a ti tiene unos ojos que te llevan en volandas. Porque en ellos esa mirada es una bella sinfonía que se ha ido retocando y retocando hasta hacerte poner la piel de gallina.
A los 40 una mujer incendia al mundo solo con sus ojos. Felicidades.


Óleo sobre madera. Primavera de Tamara Lempicka. (Polonia 1898).



1 comentario:

Pescadora de Perlas dijo...

Muy delicado literato. A los cuarenta las mujeres nos sentimos plenas, dicen que es la mejor edad, también así lo creo.


Un beso Capitán, y que hermosa pintura.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...