A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 21 de julio de 2010

Buenas tardes, de vuelta ya.









A LA DERIVA.




Su barco es un colchón tan fatigado

que apenas puede el agua

servirle de camino.

Desde su anciana proa

el hombre mira y mira la corriente

buscando bajo el líquido

la maraña del tiempo,

como si fuese la mirada

un sedal con anzuelo

donde prender al pez de los recuerdos.

Qué fue de aquella noche de cómplices palabras,

de susurros bordados en los gestos,

donde no hubo rincón

que no bañase la saliva

cuando incubó sus huevos el ave del amor.

De todo aquel naufragio

el hombre sólo pudo conservar

un gabán de dolor sobre la herida,

el retazo de cama

donde creyó sentirse amado

y que tan sólo fue el extremo

del hilo que enredaba la mujer.

Cuando ella dijo adiós,

el supo que era nave a la deriva.




(La Pájara Pinta 28, 2008).

Juan Calderón. Alburquerque, Badajoz (España)




No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...