A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 23 de julio de 2010

Rumbo a puerto.



Lo opuesto se iguala o al menos utilizamos términos similares para describir cosas parecidas. ¿ Quien seria el primer marinero que cruzo el desierto y nos hablo de tormentas, de estrellas guias, de navegar por sus arenas, incluso llamar "bajel" a un animal?. Debió ser la soledad, esas dunas en forma de oleaje, el perderse en el seno de la soledad sin fin. Qué atrae a tantos navegantes solitarios de estos dos mares.

Del mismo modo se puede estar en soledad con uno mismo en las calles de una gran ciudad. Y esa soledad no es vacío si sabes como navegar, si llevas una estrella en tu horizonte, si conoces cada brisa y sabes nombrarla. Porque cuando estas ahí en medio, esa aguja mágica me ponga como me ponga me lleva a tus brazos.

Lo he comprobado rodeado de un millón de personas y de un par de gaviotas a unas millas de mar adentro. Y me gusta esa certeza.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...