A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Diversidad.


Lo llamativo del turista ante una gran ciudad es la diversidad de razas, atuendos, sonidos, horarios, comidas. Es como si entraras en unos grandes almacenes, pero los maniquíes son seres vivos. La ausencia de modelos o mejor dicho la ruptura de los modelos permiten este escenario cosmopolita. Si esto ya es mareante los modelos de comportamientos sociales son aun más diversos. Hoy resulta anticuado cuando no improcedente preguntar por el estado de alguien; casado, soltero, con pareja o sin pareja, con amante, y todo ello ¿a tiempo parcial o continuo? También puede tomar dos opciones de las anteriores y mezclarlas. Cualquiera de ellas las puede usted realizar a la luz del sol o de la noche. La serie “Sexo en Nueva York” en esto ha sido determinante, los diálogos y sus personajes son simpáticos, divertidos, incluso relajantes.
Vivir de acuerdo con nuestro propio personaje se hace realidad y necesidad. Porque las mentiras y los disimulos son ridículos y saltan a la vista. Póngase rastas, conviva con su novio/a, lleve a su perro o al saxofón bajo su brazo, tómese un café con su amante en la avenida y salude cortésmente a todo el mundo. Al que no le guste su guión, atuendo o personaje, que entre en ese gran almacén y adquiera el que desee. Menos el de ofendido, ese ya no se vende.

martes, 28 de septiembre de 2010

Sucesiva.


Déjame acariciarte lentamente,
déjame lentamente comprobarte,
ver que eres de verdad, un continuarte
de ti misma a ti misma extensamente.

Onda tras onda irradian de tu frente
y mansamente, apenas sin rizarte,
rompen sus diez espumas al besarte
de tus pies en la playa adolescente.

Así te quiero, fluida y sucesiva,
manantial tú de ti, agua furtiva,
música para el tacto perezosa.

Así te quiero, en límites pequeños,
aquí y allá, fragmentos, lirio, rosa,
y tu unidad después, luz de mis sueños.



Gerardo Diego. España 1896-1987

oleo sobre tela. Lluis Ribas

Efecto Bonsái.





Es una de las modalidades de la violencia de género, la más sutil de todas. Existe un libro de la psiquiatra mexicana, Patricia Rodríguez llamado “La mujer Bonsái”, que describe bien este tema.
Al igual que enseña esta técnica milenaria del Japón, se trata de, ir cuidadosa y meticulosamente cortando raíces y ramas, sustrayendo poco a poco, hasta la tierra que le sustenta, de tal manera que el final es “poseer” un árbol en miniatura en “todo” idéntico al que existe de forma natural, en nuestro jardines y bosques.
La herramienta de nuestro jardinero es su afecto. Lo utiliza como moneda de cambio, con esto consigue de su victima, que abandone poco a poco sus amistades masculinas. Es por su bien claro por “el qué dirán”, nada de encuentros, ni llamadas, ni charlas. Después vendrán las femeninas, “no te convienen” o “no están a tu altura”. El trabajo es su siguiente objetivo. No se porqué trabajas si yo gano lo suficiente, con lo buenas manos que tienes para las cosas de la casa, eres una magnifica cocinera y los niños que como están bien es con su madre. Por último está la familia; hermanos, padres, ….ellos me miran mal, no me soportan.
Cualquier intento de negativa por parte de la victima produce en el agresor dos cosas; primero se entristece, se deprime, se hace el débil…..”Ya no me quieres como antes”. Después se muestra distante, nada de besos, ni caricias…hasta que consigue que su “victima se arrepienta”.
El final es un arbolito, precioso, pequeñito, siempre lustroso, perfectamente cuidado, pero que al observador sin saber porqué, le inspira lastima. En nuestra lengua existe un refrán muy acertado. “De las aguas mansas líbreme Dios, que de las bravas me libro yo”

lunes, 27 de septiembre de 2010

En un café.



He vuelto ahora sin saber por qué
a estar triste más triste que un tintero
Triste no soy o si lo soy no sé
la maldita razón porque no quiero

He vuelto ahora sin saber por qué
a estar triste en las calles de mi raza
He vuelto a estar más triste que un quinqué
más triste que una taza

Estoy sentado ahora en un café
y mi alma late late
de sed de no sé qué
tal vez de chocolate

No quiero esta tristeza medular
que nos da un golpe traidor en una tarde
Pide cerveza y basta de pensar
El cerebro está oscuro cuando arde.


Carlos Edmundo de Ory. Cadiz, España 1923.

oleo. Isaac Maimon. Café Champs Elysses

Maestro de espias



David John Moore Cornwell. (a)Jhon Le Carré

(Poole, Dorset, Inglaterra, 19 de octubre de 1931)

Tinker, taylor, soldier, spy, fue la miniserie de espionaje mejor elaborada y que los ya maduritos recordarán. Rebautizada como El Topo, ésta novela de Jhon Le Carré, es llevada al cine por Alec Guinness, magistral en el papel de George Smiley, ahora parece que lo repetirá Gary Oldman de nuevo. Otras serie mas actual para la TV fue, The Company. Muy buena y ambientada en la historia de aquel quinteto de espías británicos de entre los cuales Kim Philby alcanzo gran notoriedad.
Lo mejor de las novelas de Le Carré a mi juicio, son esos personajes oscuros, nunca ejemplares ni inocentes, pero que rebosan verosimilitud. El mismo autor fue espía del MI6 británico, por lo cual conocía bien el paño. Para los adictos al autor y género queda el descubrir cómo a pequeños retazos Le Carré nos cuenta otra historia, la suya propia. Su padre un gran estafador, perito en mil argucias financieras, mas de una vez en prisión, sabedor de los circuitos oscuros del dinero. Los decorados pues de sus novelas, son otras novelas a la vez, pero siempre verdaderas.
Es lo que capta el lector, cómo estos personajes; gobiernos, diplomáticos, agentes secretos, banqueros, estafadores, vendedores de armas, traficantes. Nadan en una misma piscina, nadie es nunca inocente, sólo el fin parece que algunas veces justifica, no siempre a los representantes, llamémosles oficiales. Aunque creo que a estas alturas de la información que ya poseemos, cada vez son menos creíbles. Destacan por tanto entre tanta hipocresía, estos modestos personajes, mediocres, aun con el fardo a cuestas de la patria, de un honor cada vez más denostado y de la jubilación como premio a toda una vida.

domingo, 26 de septiembre de 2010

El más bello de los mares....




El más bello de los mares
es aquel que no hemos visto.
La más linda criatura
todavía no ha nacido.
Nuestros días más hermosos
aún no los hemos vivido.
Y lo mejor de todo aquello que tengo que decirte
todavía no lo he dicho.



Nazim Hikmet . Salónica. Imperio Otomano 1901-Moscú 1963

viernes, 24 de septiembre de 2010

Escandalosa



Se llama así una vela que va situada arriba entre uno de los palos del barco y una de las velas “cangrejas”, esta última es esa vela trapezoidal sujeta a uno de los palos. Puede haber tantas escandalosas como mástiles y cangrejas.
Esta palabra es el motivo para mi afición a navegar. En el Film “El mundo en sus manos”, tanto Gregory Peck, como Anthony Quinn gritaban en aquella carrera de veleros, ¡¡¡ izad la escandalosa!!! Busque en el diccionario y encontré que era una vela que por un lado ofrecía mas “trapo” (aumenta la velocidad al barco), pero con riesgo de romper el aparejo si el viento arrecia.
Por supuesto después añádanle; al ruso, la princesa, el esquimal con la foca……y una vida en plena adolescencia. Muchas tardes me ha venido a la memoria esas escenas, solo que con cuatro veces más años. Las evoco sin rusos, ni esquimales, ni focas…….pero con un velero y una princesa.

Escritores y atrapapalabras.





La “realidad” es, la mayoría de las veces un disfraz. Porque todo depende de lo que el espectador o lector interprete. La luz, el sonido, nuestras experiencias anteriores, la emoción del momento, incluso el tipo de papel o las nubes que ocultan el cielo interviene en eso que llamamos realidad. Cuando no los silencios, la media verdad, el no saber o no querer saber. ¿Es realidad o mentira ese “cuento” infantil a la cabecera de la cama de un niño?. Muchos intentan dividir la vida en lo que llaman realidad y fantasía. Tener los pies en el suelo es sinónimo de realidad y “pájaros en la cabeza” de la fantasía. Me pregunto ¿es irreal cuando el poeta acude a “figuras” para expresar un sentimiento?. De acuerdo que son palabras inusuales, pero tampoco los colores de Monet son reales, ni te sigue un coro por la calle, como en las operas o de pronto todos los suecos son victimas ni detectives de novelas negras.
Suele ser el escritor de verso y prosa, un intelectual comprometido con todas las facetas de la vida “real”, poniendo su pluma al servicio de los demás. Pasa que tienen una facilidad para ejercer de bardos y traductores, de eso que llamamos sentimientos.
Sin embargo hay grandes escritores y pequeñitos, consagrados y noveles, conocidos y anónimos, de grandes novelas y pequeños relatos. Tenemos poetas de fácil romance y aprendices de verso libre.En mi caso sólo me atrevería a llamarme "atrapapalabras". El mejor sigue siendo esa madre o padre que narra una historia antes dos ojos encendidos, trocando su voz en; ogro, princesa, villano, asno o gallina….todo ello en esa “irrealidad” que es el cariño.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Cuando leo tus cartas

Asomarme a la bandeja de entrada al abrir mi ordenador, me produce siempre una emoción mezclada con inquietud. De un vistazo decido cuales mandare sin abrir a la papelera, cuales otros abro-leo-contesto rápidamente por ser de trabajo, anodinos, pero necesarios….luego están los deseados. Entre estos están los tuyos, no son frecuentes en estos últimos meses. Allí me quedo un rato mirando tu nombre, pienso….que me dirá, será largo el mensaje o solo una respuesta, tendrá muchas palabras, de qué color y a que sonaran. Las palabras tienen colores propios, a veces lucen aunque sean cortitas como estrellas, otras son nubarrones que te hacen tiritar allí sobre el blanco de la pantalla.
Cuando el mensaje trae muchas líneas me levanto un momento por una botellita de agua fría, allí lo leo de un tirón, como si rasgara el papel que envuelve un regalo, luego voy frase a frase y si en vez de ordenador fuera un papel lo acercaría a mi nariz, a la cara…..en esos casos se extrae mas información de una carta.
Sea lo que sea y me digas lo que digas, no soy quien lo lee, eres tu quien habla abrazada a tus rodillas, con una gran sonrisa y………el reloj da marcha atrás, a cualquiera de esas tardes juntos y oigo…te oigo a ti. Siempre constituye una sorpresa y un regalo. Saco la conclusión que te acordaste de mi, que pensabas mientras escribías como si estuviera delante y que cuando terminas diciendo…besos….siento tu rostro acercándose al mío y tocando mis labios con los tuyos tan regordetes…….

Un ramo de anémonas.





La vida juega con nosotros, una veces cruel y otras, traviesa Nos vuelve locos con el amor así, unas veces maneja nuestro corazón como una locomotora desbocada, otras nuestras manos simulan un violinista, solo que en lugar de un instrumento, deja en su hueco el cuerpo de tu amada y aquellos que nos observan ríen, se hacen guiños, porque somos adorablemente ridículos.
Cómo no serlo si alguien ya con una edad, corre tras un autobús, se apea jadeante en una floristería, da mil detalles sobre un ramo exquisito de anémonas, papel, lazos…..todo ello con ojos color cristal, donde en vez de “niñas” hay una mujer en ambos.
Cómo no parecerlo si ya en su puerta se mira y remira mil veces en los cristales de la calle, el pelo, o el bigote, la raya del pantalón…….Diossssssss que ojeras. Mira su reloj por vigésimo sexta vez……..
Cómo no soñarlo si cuando estamos lejos, devoramos kilómetros, deshojamos horas del reloj de las noches, arrugamos sabanas tras hacerle el amor a la almohada. ¿Me dará tiempo a verla al salir del trabajo, serán dos minutos, total en ir y volver dos horas, pero compensa?
Cómo no intuirlo, cuando despiertas dentro de unos ojos y te sientes desnudo, el suelo desaparece bajo tus pies, tu camisa no es un chaleco antibalas y aun así despliegas una sonrisa, abres tus brazos y rodeas………un talle, otros brazos y suenan esos violines……..Decididamente la vida es traviesa…..con ellos y algo cruel con los espectadores de sus travesuras.

Caminos

Oh dulce canto de viaje,


mi alegría y mi caudal,


más que en las velas el viento


más que el surco en el mar


!Por los senderillos negros


nubes cargadas de afán,


por los senderillos rojos


alardes de tempestad,


por las llanuras inmensas,


soledad...,pero una canción de viaje


me llena de oro el morral.




Cuán largo camino largo


desde esta noche a la aurora!


mas un cantarcillo alegre


los labios sedientos moja:


"¡Qué amor y qué amores tengo


allá en fronteras remotas!


¿qué camino será largo


siendo camino de bodas?




"La luna viaja de incógnito


tras las nubes borrascosas;


y galopa el duro viento


con el girón de su antorcha;


en la soledad vibrante


se adelgaza cada nota,


y siguiendo la carrera


de la senda voladora,


como una cinta de onix


la noche se desenrolla.



Negro camino impaciente


cárcel que vuela hacia el mar;


hilillo de oro lo enfrena


la música de un cantar:


"¿qué camino será triste


que a tus labios dulces va?"







Concha Urquiza.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

De compras

La luna del escaparate devolvió su imagen, la suya y la de media docena más. Los modelos de zapatos de temporada ya lucían en los estantes, se fijo en unas medias botas. Tenían el tacón justo, pensó mirando unos en particular. Recordó con una sonrisa sus piernas, las imagino con aquellas botas. A su mente vinieron imágenes de sus manos, de su boca tan fresca, de esa sonrisa siempre puesta, tan acogedora. Miro su teléfono móvil, nada. Es curioso pero cada vez que ella lo llamaba o le enviaba un mensaje, segundos antes ya lo esperaba. Aun en la distancia, aun en los años que habían pasado siempre lo había presentido, entre ellos existía un delgado hilo que los unía, una conexión fuerte, algo sobrenatural. Se puede decir y sentir…te quiero….te amo…pero hay un grado más y es ese hilo. Los chinos tienen esa historia del hilo de color rojo….rojo…eso me recuerda….a mi espalda una sombra paso reflejada en aquel cristal, vi un par de piernas de mujer muy bonitas sobre unos zapatos de tacón rojos, sonreí y lleve mi mano al bolsillo, justo cuando comenzó a zumbar el teléfono. Que observadores son estos chinos.

martes, 21 de septiembre de 2010

cancioncilla

¿A quién contaré mis quejas,

mi lindo amor,

a quién contaré mis quejas

si a voz non?...

Canción popular del s. XV


Amor, corriente escondida

que pechos adentro va,

como un manantial que está

alimentando mi vida;

en turbias aguas perdida

abreva el alma dolor:

si no te la cuento, Amor,

¿a quién contaré mi herida?

Flauta y risa, pan y abrigo,

levanten gritos de guerra;

lágrimas brota la tierra

que amargan la vid y el trigo;

zumo de dardo enemigo

la dulce vida envenena:

¿cómo lloraré mi pena

si no la lloro contigo?

Negras alas han manchado

el claro cielo de estío;

se encrespa el seno del río

de recias olas turbado:

cómo pasaré este vado

sino en tus brazos, amor?

¿Cómo beberé el dolor

si no lo bebo a tu lado?



Concha Urquiza. Mexixo 1910-1945

Blanco en lo blanco

Haz una llave, aunque sea pequeña,
entra en la casa.
Consiente en la dulzura, ten piedad de
la materia de los sueños y de las aves.
Invoca el fuego, la claridad, la música
de los flancos.
No digas piedra, di ventana.
No seas como la sombra.
Di hombre, di niño, di estrella.
Repite las sílabas
donde la luz es feliz y se demora,
vuelve a decir: hombre, mujer, niño.
Donde la belleza es más nueva.

Eugénio de Andrade. Portugal 1923-2005

domingo, 19 de septiembre de 2010

Solo quedo el silencio.


Me miro a los ojos
detrás de su vestidura blanca,
sentados frente a frente.
Una a una con su lupa
desarmó todas las piezas,
¿no lo ha notado?,
El qué?, dije,
miramos inclinados al interior.
No lo oye?, el silencio,
aquí falta una pieza.
No se quizás debí perderla.
Hace mucho insistió?
no lo recuerdo.
Y que recuerda usted.
Estaba en la playa
mirando el mar
esperando llegar una vela
y solo arribo el silencio.
Se oscurecieron las palabras en mi mente,
las caras se tornaron grises.
En el jardin entre dos latidos
se quedó la tarde vacía y quieta.

óleo sobre tela. Thounet.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Mañana es siempre.



Cómo quisiera despertar cantando.
Pero amanezco, en cambio,
dolorida
de no haberme quedado en ese espacio,
en ese tiempo de morir prestada.
Una isla no inscripta en ningún mapa,
una célula enferma de ignorancia,
un asfixiado mundo en miniatura,
una avanzada humanidad triunfante,
en clarines y hogueras
homicidas.
Tabla sola, sin náufrago siquiera,
y luchando,
relincho hacia la costa,
y animada nomás por el recuerdo
de un aliento mordido a sus astillas.
Cómo quisiera despertar cantando,
y me muero de sed y hambre
de canto
mientras desborda la preñada aurora
en promisorio bermellón de vinos,
y expandida,
hoguera en panes, horneándose a lo alto.
Yo estoy abajo,
debajo de la historia,
sepultada en antorchas apagadas
y estandartes marchitos.
Sumergida en humores subterráneos
y en cenizas de huesos
de bandido,
Soy el ser que no fue, lo que no pudo,
la olvidada, desdeñada semilla,
pero existo.
Dentro
tengo un sauce inclinado que me llora.
Un niño triste me llama, sin nombrarme.
Me doy cuenta,
me doy cuenta, yo existo.
Mañana espero despertar, cantando.

Matilde Alba Swann. Argentina 1912-2000.

Haz que yo pueda ser, amor, la escala.


Haz que yo pueda ser, amor, la escala
en que sus pies se apoyan, el torrente
de luz para su sed, o, suavemente,
el cauce en que su vida se resbala.

Sólo soy un espejo para el ala
de un ángel dividido, que así siente
que le soy necesario, y dulcemente
a mi dolor su claridad iguala.

Y eso es todo, amor: sólo un reflejo.
No escala, luz ni cauce, en que pudiera
subir, brillar, o transcurrir ligera.

Únicamente el sueño de un espejo
mudo a veces, y opaco, en donde anida
la imagen solitaria de su vida.



Rubén Bonifaz Nuño. Mexico 1923.

Las causas.


Los ponientes y las generaciones.
Los días y ninguno fue primero.
La frescura del agua en la garganta de Adán.
El ordenado Paraíso.
El ojo descifrando la tiniebla.
El amor de los lobos en el alba.
La palabra. El hexámetro. El espejo.
La torre de Babel y la soberbia.
La luna que miraban los caldeos.
Las arenas innúmeras del Ganges.
Chuang-Tzu y la mariposa que lo sueña.
Las manzanas de oro de las islas.
Los pasos del errante laberinto.
El infinito lienzo de Penélope.
El tiempo circular de los estoicos.
La moneda en la boca del que ha muerto.
El peso de la espada en la balanza.
Cada gota de agua en la clepsidra.
Las águilas, las fotos, las legiones.
Cesar en la mañana de Farsalia.
La sombra de las cruces en la tierra.
El ajedrez y el álgebra del Persa.
Los rastros de las largas migraciones.
La brújula incesante. El mar abierto.
El eco del reloj en la memoria.
El rey ajusticiado por el hacha.
El polvo incalculable que fue ejércitos.
La voz del ruiseñor en Dinamarca.
La escrupulosa línea del calígrafo.
El rostro del suicida en el espejo.
El naipe del Tahúr. El oro ávido.
La forma de las nubes en el desierto.
Cada arabesco del caleidoscopio.
Cada remordimiento y cada lágrima.

Se precisaron todas esas cosas
para que nuestras manos se encontraran.



Jorge Luis Borges

Soneto XLVI



De las estrellas que admiré,

mojadaspor ríos y rocíos diferentes,

yo no escogí sino la que yo amaba

y desde entonces duermo con la noche.

De la ola, una ola y otra ola,

verde mar, verde frío, rama verde,

yo no escogí sino una sola ola:

la ola indivisible de tu cuerpo.

Todas las gotas, todas las raíces,

todos los hilos de la luz vinieron,

me vinieron a ver tarde o temprano.

Yo quise para mí tu cabellera.

Y de todos los dones de mi patria

sólo escogí tu corazón salvaje.



Pablo Neruda.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Calma es la tarde.

…Calma es la tarde
hondo el suspiro
reuní pedacitos de tu ausencia

llegue cuando te habías ido.

Aspire el jazmín de tu piel
en cada rincón de la casa ,
acaricie tus sombras
y me las llevé conmigo.





El sol remolonea sobre las olas
deja su melena suelta en la brisa .
Me gustaría sentarte en mis rodillas
acariciar tu pelo oír tu risa.

Si cuando llegues, me ves dormido
sonriendo, estaré soñando
con tu alma, despiértame porque
quiero besar tus ojos, vivir contigo

Soledad Villegas. Atardecer en la Albufeira.

martes, 14 de septiembre de 2010

Algún día.



Algún día te escribiré un poema que no

mencione el aire ni la noche;

un poema que omita los nombres de las flores,

que no tenga jazmines o magnolias.

Algún día te escribiré un poema sin pájaros,

sin fuentes, un poema que eluda el mar

y que no mire a las estrellas.

Algún día te escribiré un poema que se limite

a pasar los dedos por tu piel

y que convierta en palabras tu mirada.

Sin comparaciones, sin metáforas;

algún día escribiré un poema que huela a ti,

un poema con el ritmo de tus pulsaciones,

con la intensidad estrujada de tu abrazo.

Algún día te escribiré un poema, el canto de mi dicha.




Darío Jaramillo Agudelo. Colombia 1947.


Santiago Carbonell. "Hands Game"

lunes, 13 de septiembre de 2010




Inseguros, timoratos, valientes, arrojados, miedosos, seguros, románticos.....Detrás de un gran hombre siempre existe una gran mujer. Es cierta la frase de cabo a rabo, aunque no se si en un futuro diremos lo mismo, intercambiando los sexos. Es fácil para unos ojos entrenados, ver detrás de un hombre la mano de una o de las mujeres que han pasado por su vida. Siglos de dejarnos vestir, de dejarnos guiar por el mundo de las emociones, de dejarnos llevar por las relaciones humanas.....adquirimos al final una forma mas o menos meditada al exterior. Es curioso incluso es los arquetipos del cine o las telenovelas. Los hombres "malos" suelen ser o violentos o empresarios despiadados. Las "malas" son las que enamoran a un hombre y lo van domando, podando, desgastando para...dejarlos a un lado una vez vacíos. Las hay exuberantes, guapisimas, con una salud envidiable, también están las enfermizas y continuadamente depresivas.
Me gustan las malas, son mas divertidas, de entre ellas traigo a una casi española. Margarita desciende de españoles de un pueblo cercano a Sevilla, Castilleja de la Cuesta, es curioso que siendo la mujer que llevaron los soldados norteamericanos en sus carteras, durante la segunda guerra mundial, es curiosos digo que la mayoría de sus guiones la trataba de mujer "mala o fatal". Me quedo con su canción en "Gilda", con esa mirada que a cualquier hombre le enciende una lucecita en el interior, algo que solo está al alcance de "¿las malas"?.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Poema 6.



Te recuerdo como eras en el último otoño.

Eras la boina gris y el corazón en calma.

En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.

Y las hojas caían en el agua de tu alma.


Apegada a mis brazos como una enredadera,

las hojas recogían tu voz lenta y en calma.

Hoguera de estupor en que mi sed ardía.

Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.


Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:

boina gris, voz de pájaro y corazón de casa

hacia donde emigraban mis profundos anhelos

y caían mis besos alegres como brasas.


Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.

Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!

Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.

Hojas secas de otoño giraban en tu alma.



Pablo Neruda.

sábado, 11 de septiembre de 2010

un 13 de septiembre.




……………..El primer amanecer sucedió una tarde hace ya años, fue un trece de septiembre. Frente a él como en un revoloteo, una media luna en forma de sonrisa se abrió sobre una cara de mujer, encima dos trocitos de sombras, unos ojos negros acogedores como un patio de verano. Se le paró el corazón a la par que se abrió su boca, ambos esperando órdenes, pero su cerebro solo buscaba un agujero en el suelo donde perderse. Pero no hubo tal, así que al no morirse, ni volverse invisible remiró aquellos ojos, se deslizo por su nariz y quedó el resto de su vida acunado en aquella boca. Habían existidos otros ojos negros, castaños, incluso celestes y otras sonrisas, pero no aquellos, ni ese patio, ni esa media luna que se hizo llena en su alma. Siguieron su curso almanaque y reloj, mientras tanto siguió la vida. No en un sueño, aunque para muchos lo sería, fue un largo paseo de la mano, miles de charlas y cartas. Sobretodo una mirada compartida, hacia dentro y hacia fuera, pero de los dos. Fue tanta la complicidad, que imaginaron un nombre para esos momentos de silencio interior, en que ves el mundo como algo aparte, le pusieron MITUMIYO, es una sensación, un idioma, ese espacio y tiempo que existe entre un latido y el próximo, viendo llover juntos, acurrucados tras la ventana.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

A solas.

Todo es oscuridad

todo es silencio
está lloviendo fuera
está lloviendo dentro
qué fría eres soledad

Qué larga es la noche sin ti
se resisten las horas a pasar
con su cansino tic tac.
Mueren los minutos con pereza,
vueltas sobre mi almohada
esperando llegar al nuevo día.


A mis cristales llama la lluvia
empujada por el viento,
Me habla de islas desiertas
de mares profundos y lejanos,
me trae un dulce sonido
y me acuna entre sus brazos.


El tic tac se fue alejando
envuelto en la lluvia,
sola quedó la soledad
con la primera luz del día.

martes, 7 de septiembre de 2010

Nada ni nadie.

Nada...
ni tu corazón, ni tu vida
ni tu cuerpo
ni siquiera una parte
de tu alma
jamás dejo de ser libre
y lo eres y has sido siempre.

Nadie......
en nombre de nada
puede poner cadenas
no existe carcelero, ni pena
que condene a un ser
porque un lejano día
quiso aprender a querer.

Vuela.......
camina, con paso decidido
lleva en tu equipaje lo mas querido
pues la felicidad esta en todos sitios
nada...ni nadie........
es el dueño, la tuya te espera.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Haiku.



En la flor blanca

del ciruelo amanece

suavemente.




Yory Buson. 1715-1783


Fotografía. Murfie and Sakura.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Mario Lanza.




Desde el recuerdo casi olvidado. Por cierto alguna sorpresilla entre las actrices.



Por lo visto el calor se ha agarrado con fuerza a los mapas del tiempo, ni ventanas abiertas, ni nada. Descalzo sobre la madera del suelo estoy con mi gata oyendo a lo lejos la TV y aquí la radio en mi cocina, troceando lechuga, tomates y apio. Es la viva imagen de un norteamericano en la cocina, siempre les pillan picando zanahorias. Durante un tiempo pensaba lo desaprovechada que estaban esas cocinas tan grandes. Volviendo al tema por la radio ponen Time after time, aquella canción que Kathryn Grayson nos cantó junto a Sinatra y otro que no recuerdo el nombre, pero que se casó con una Kennedy. Hace poco la escuche en una peli, Julia y julia, por cierto también de cocina.
La ensalada, mi gata, el calor, esa canción..........La noche promete, incluso me espera un buen libro.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Oleajes





El sol estalla:
se derrumba


a refrescarse en tu alegría.


Revientan olas de tu pecho.


Yo me baño en tu risa.
Olas altas y soles


de playas apartadas.


Tu risa es la Creación


feliz de ser amada.


Gabriel Zaid. Mexico 1934



miércoles, 1 de septiembre de 2010

El sol de la mañana.


El sol de la mañana
huele a nuevo.

Crujen las olas dulcemente
sobre la arena oscura:
papel de celofán.

Una vela se infla
Con el viento a favor
y va hacia el mediodía.

El verano, el amor,
dibujan círculos.


Luis Muñoz. Granada, 1966.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...