A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

sábado, 11 de septiembre de 2010

un 13 de septiembre.




……………..El primer amanecer sucedió una tarde hace ya años, fue un trece de septiembre. Frente a él como en un revoloteo, una media luna en forma de sonrisa se abrió sobre una cara de mujer, encima dos trocitos de sombras, unos ojos negros acogedores como un patio de verano. Se le paró el corazón a la par que se abrió su boca, ambos esperando órdenes, pero su cerebro solo buscaba un agujero en el suelo donde perderse. Pero no hubo tal, así que al no morirse, ni volverse invisible remiró aquellos ojos, se deslizo por su nariz y quedó el resto de su vida acunado en aquella boca. Habían existidos otros ojos negros, castaños, incluso celestes y otras sonrisas, pero no aquellos, ni ese patio, ni esa media luna que se hizo llena en su alma. Siguieron su curso almanaque y reloj, mientras tanto siguió la vida. No en un sueño, aunque para muchos lo sería, fue un largo paseo de la mano, miles de charlas y cartas. Sobretodo una mirada compartida, hacia dentro y hacia fuera, pero de los dos. Fue tanta la complicidad, que imaginaron un nombre para esos momentos de silencio interior, en que ves el mundo como algo aparte, le pusieron MITUMIYO, es una sensación, un idioma, ese espacio y tiempo que existe entre un latido y el próximo, viendo llover juntos, acurrucados tras la ventana.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...