jueves, 21 de octubre de 2010

Claridad furiosa



No aceptamos lo dado, de ahí la fantasía.

Sol de mis ojos: eternidad aparte, pero mía.

Pero se da el presente aunque no estés presente.

Luz a veces a cántaros, pan de cada día.

Se dan tus pensamientos, tuyos como estos pájaros.

Se da tu soledad, tuya como tu sombra,

negra luz fulminante, bofetada del día.



Gabriel Zaid. Mexico 1934.

No hay comentarios:

Momentos.

Aparte de este momento en estoy viendo al sol irse por el mar y a la vez escuchando unos pajarillos prepararse para la noche, podría c...