domingo, 3 de octubre de 2010

silencios

Amada mía, solo dos palabras
y en ella está toda mi vida,
estoy hablándole al viento
que te lleguen mis palabras,
que se enreden en tu cuerpo,
que acaricien tu alma.
Paseo de su brazo y le cuento
que tengo el corazón cansado,
que no tengo aquí tus besos,
que solo me rodean silencios.

No hay comentarios: