jueves, 9 de diciembre de 2010

Como un claro.

Como un claro en la espesura del bosque
como un tenue rayo de luz entre la niebla
como un retal de cielo azul entre la lluvia
vivimos en el oasis de un trozo de tiempo.

Alejados de todo construimos un mundo
para nosotros, con un cielo azul nuevo
una pequeña luna que va creciendo
entre las tenues cortinas de nuestro cariño.

Cada caricia o mirada,
cada palabra de amor
son suaves pinceladas
de una gran acuarela
donde los sentimientos
cobran vida en cada color.

Y mientras te miro mi mujer,
veo como amanece en tus ojos
y como se despide el ayer
en ellos despacio y sin enojo.

En este camino de esperanza
se suceden albas y ocasos
terminan uno a uno los actos
en el teatro de la vida, sin pausa.




No hay comentarios:

Un deseo.

Anoche se quemaron  millones de deseos escritos en papel en las hogueras de San Juan. Hace un año quemé  el mio, se hizo realidad po...