A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Iba por una ciudad medieval,

por la tarde o al alba,

era muy joven o bastante viejo.

No llevaba ningún reloj

ni calendario, sólo la terca sangre

que medía una eterna lejanía.

Podía volver a empezar

esta propia o impropia vida,

todo parecía sencillo,

las ventanas no cerraban del todo,

los destinos ajenos, entreabiertos.

En primavera o al comienzo del verano,

muros calientes,

un viento suave como la piel de una naranja,

era muy joven o bastante viejo,

podía escoger, podía vivir.



Adam Zagajewski . Polonia 1945.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...