A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 7 de febrero de 2011

Chiri, Mora y la mariposa blanca

Los veranos de aquellos años los pasaba con mis abuelos y tíos. Era una casa grande en medio del campo. Allí el tiempo tenía otra medida, no existían ni la radio ni la Tv, por supuesto nada de prensa. Pero se hablaba por los codos, eso es lo curioso…el uso del lenguaje, la elección de las palabras…justo la que venía al caso. Eso y el manejo exacto de los tiempos verbales; ayer, hoy, mañana, había que ser preciso porque toda la comunicación era mediante palabras, tono y énfasis.
Pero no estábamos carentes de noticias, no sé porqué ni que explicación tenía pero recuerdo estar jugando con Chiri y Mora, las dos perras de la casa cuando Mora, ladraba o movía su cola. Mi abuela c reo que según el numero de ladridos o la velocidad de la cola, decía….ya viene tu abuelo, mi tío Luis….en fin uno de ellos. Yo me levantaba y miraba aquel largo camino que subía a la casa y no veía nada. Al rato las perras salían de estampida con gran alboroto y cuando ya por fin se divisaba la persona….mi abuela no había fallado.
Otras veces decía….-hoy tendremos una carta….-Porqué lo sabes le preguntaba…..-has visto la mariposa blanca?, -eso es carta y buena. También podía ser un abejorro marrón brillante y eso significaba visita, o negro y eso era malas noticias. No se lo creerán pero como un vaticinio, se cumplían.
Cuando escribíamos una carta a alguien era un proceso largo. Se extendía el papel de rayas, se abría el tintero, se miraba la pluma y luego todos alrededor de la mesa discutíamos el qué se iba a escribir….-Niño escribe tú que tienes mejor letra…
Las relaciones con los que estaban lejos no tenían tiempo, la amistad tampoco. Ser amigo es como un título nobiliario, no se pierde aunque los avatares de la vida, el tiempo o la distancia te mantenga sin noticias….-Ya se explicará, si fuera algo malo nos habríamos enterado. No se agobiaba a nadie, se respetaba lo que hablaba y lo que se callaba.
Un día hace tiempo traje la historia china del hilo rojo, esa relación mágica que existe entre las personas que se quieren. Ese hilo siempre está ahí y puede que aquellos abejorros o mariposas blancas, solo fueran pensamientos de esas personas que estaban lejos…..una especie de premonición, un aviso de su llegada.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...