A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 14 de febrero de 2011

Valor de Ley.




Entre 80 y 200 dólares le costaría a usted ver en Broadway el Rey León. Pero si usted prefiere ver la función infantil del colegio de mi barriada, posiblemente le inviten gratis y también reza en sus carteles “El Rey León”. Sin embargo asistir a la proyección de Valor de Ley, de los hermanos Cohen en cualquier cine español, le costara los mismos euros que una película de Santiago Segura y eso que es el director español más taquillero. Bien, con todo respeto ambos filmes no son comparables, ni en el coste de su producción ni en la nómina de actores, puede que si lo sean en cuanto a empeño y profesionalidad. Es evidente que el productor de la película norteamericana ha desembolsado más dinero para crearla, por lo que debe cobrar más por verla. Como espectador es un timo que me cobren lo mismo por cosas tan dispares. Una vez que los actores y técnicos han cobrado su sueldo, es la industria quien intenta colar gato por liebre. Viene esto a cuento de la Ley Sinde.
De ninguna manera estoy a favor de la piratería, pero si pienso que es un abuso la postura de la industria audiovisual. Esta Navidad he regalado el ultimo álbum de Miguel Poveda, viene estuchado en cartón plastificado y contiene; un CD con su grabación, un DVD con su último espectáculo en directo, un cuadernillo de fotos, su pagina web del club de fans…….su precio es menor que otro de Lady Gaga que ofrece un estuche de plástico barato, un CD y una doble página en color como portada. Por supuesto de las 10 canciones de esta cantante, 8 se pueden obviar.
Después de varios años el escritor Ken Follet nos deleita con su nuevo libro, en una entrevista reconoce que ha tardado dos años en terminarlo, mas las correcciones, las pruebas, la edición y ahora su lanzamiento. ¿Es caro?, comparado con el disco de Lady Gaga creo que es regalado. También se piratean sus libros, pero su autor dirá creo “Gracias a Dios”. El pirata tendrá que leer 200 páginas, quizás le guste y se baje otro, quizás le guste tocarlo y lo compre para tenerlo en sus manos.
Imaginan a los dueños de Harrods o Lafaytte, persiguiendo a sus clientes por comprar una réplica barata o por el contrario, modificaran sus estrategias de ventas tras un estudio de mercado. Quizás esto último es lo sensato.
Por eso estoy de acuerdo con Alex de la Iglesia, se han equivocado de enemigos, es más, no existen enemigos. Existen clientes insatisfechos.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...