A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 28 de marzo de 2011

Qué crisis?.

No hay ni siquiera un minuto que tengamos libre de la palabra “crisis”, ya sea económica, política, religiosa, de parejas, de sexo, de valores……..todo el mundo tiene una crisis, grande o pequeñita (según el oyente). Que me va a usted a contar, si yo te contara mi crisis ( no lo hare), la mía si que es gorda, pienso yo mirando el 4x4 del fulano de más de 40.000 euros, de este o aquel NINI, (Ni estudia, NI trabaja) que yo añadiría otra NI, que es ni piensa hacer nada de las dos anteriores. Entre mis interlocutores hay también otros NINIS de la crisis, NI esta conforme con su vida, NI piensa hacer nada para cambiarla. A eso le añade una extensa bibliografía personal, sobre la incapacidad suya para, tomar en consideración la palabra “cambio”, la de “mañana pongo manos a la obra” o “ahora mismo se acabo esto”. Au contraire como diría Poirot atusándose el bigote, después de largarte su crisis, quedará para unas copas, que no paga por aquello de la crisis, te cuenta la cantidad de sitios donde va el fin de semana” a pesar de la crisis” …..etc. El que suscribe que anda metiendo el cuello y salvando los muebles de la suya, un día sí y otro también, con una sonrisa, sin depresiones, sin malas caras, se le va como retorciendo la vesícula biliar. Menos mal que se encuentra con otros SISI, que no son familia de aquella princesa austriaca, son personas anónimas y maravillosas que SI tienen una crisis y SI han tomado medidas, ya sea la de no gastar, la de pagar las deudas, la de trabajar en lo que sea dentro de la honradez, de ponerle o ponerse las maletas en la puerta a ese plasta emocional o cosa muy fácil por ejemplo, ir definitivamente a su médico y perder los 40 kilos que le sobran. Todo ello para no aguarnos el café de la mañana con su colección de síntomas, ni las malas caras, ni las depres crónicas. Como dijo alguien en una de sus “reflexiones” a todos nos entregan un instrumento musical al nacer, una libreta con las mínimas instrucciones, así como un par de canciones muy conocidas. Con eso nos lanzan a tocar en esta gran orquesta que llamamos mundo. Cada cual comienza dando pitidos a diestro y siniestro hasta que sale algo reconocible. Con el tiempo uno crea sus propias melodías para deleite de sus amigos. Estoy harto de todas las crisis incluso de la mía. Por eso huyo de la conversación y cada día tomo mis decisiones; la primera es mirar al frente, después sonreír, trabajar, estar pendiente de las personas a las que emocionalmente estoy unido y por el contrario ir dejando de lado a estos NINIS, a los vampiros emocionales, a los profesionales de las crisis.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...