A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 4 de marzo de 2011

Silencio.



Hay momentos, instantes, espacios, latidos, miradas donde no importa la palabra, donde ni el sonido es útil. He visto atardeceres en el que el sol y la luna han compartido cielo, el mar ni se permitió un susurro cuando depositaba una a una las olas sobre la arena.
¿ A que suena el vuelo de una mariposa?. No es tan importante el sonido como nos parece. ¿Has sentido alguna vez que tu corazón no late?. Me gusta recordar, cuando mis ojos necesitan de la belleza aquellas madrugadas en que sentado en el suelo, he visto como amanece en tu espalda.
Quiero agarrar el día y sus primeras luces para detenerlo, ¡son tan pocas las noches que compartimos!. El sábado puse silencio en mis palabras, puse silencio porque necesito oír a esa mariposa. Porque necesito ver como acaricia la orilla todas las olas de esta tarde. Porque no quiero espantar el último adiós del astro ni perderme un instante de tu espalda a la luz de la luna.
Sería mejor decir que, quiero oír el silencio de las cosas bellas. Diréis…¿y que será de la música?. La música es otro estado del alma. Pero mi alma hoy vive en mi piel. Esta muda, quieta, agazapada, inerme, quiere sentir nada más. Algo tan primario como eso.
Vuelvo harto de vaivenes, de definiciones, de yo y tú, del mundo. ¿Qué me importa a mí nada de eso, porqué llego todo al punto que solo fue algarabía y sinrazones?. Quiero olvidar pronto. Es preciso pincelada a pincelada, con amor, con tino, recuperar la luz, acariciar el lienzo de nuestras vivencias.
Tampoco es preciso detenerse en dificultades, solo saber, tener la certeza, sentir con claridad que bastara con que alargues la mano tendida y hallaras la mía, cálida, anhelante, siempre acogedora como tantas veces.
Cierra tus ojos, cerremos ambos los ojos, sintamos las olas calladas que vienen como vienen nuestros besos, siente el vuelo de la mariposa como hemos sentido haciendo el amor entre nuestros cuerpos. Lo demás sobra. Te esperare siempre, entre dos luces sentado en el suelo….en silencio.

1 comentario:

Magnolia A. dijo...

El texto precioso, con mucho sentimiento. La fotografía, un diez. Es bellçisima, muy sensual.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...