A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

domingo, 13 de marzo de 2011

A solas......




Él observaba la playa y el mar detrás del cristal. Sin contarse a si mismo quizás habría siete tonalidades distintas de gris allí fuera en; el agua, el cielo, las nubes y el dorso de las gaviotas.... Un espíritu burlón había dado un brochazo de naranja en esa franja donde se unen cielo y mar. Quizás en el más allá juegan con el photo shop, un toque personal de buen gusto......volvió sus pasos y cómodamente sentado en el rincón descendieron sus pensamientos a la lectura.
De vez en cuando tornaba su vista de nuevo al ventanal y a veces otras a un espejo colgado en la pared. La sorprendía mirandole fijamente y cuando apuró de un trago su copa, sintió cómo caian los cubitos de hielo en otra nueva, en estos años habian cruzado pocas frases. Un buen día él entró en el bar a tomar café y ella le obsequió una sonrisa de esas, que vuelves la cara por si Brad Pit estuviera sentado detrás suya pero no, esa era su sonrisa habitual. A pesar de la idiotez implícita en el cromosoma masculino, con la edad y mediante ensayo error, habia ido traduciendo a través del espejo esos gestos femeninos, de elevar el busto, adelantar la cadera, que te miren los labios, las manos, pero sobretodo.......el tiempo que tardaba en preguntarle por tu pareja. La velocidad de aparición de la pregunta es proporcional a la atracción que produzcas. ¿Viene usted solo?, El tratamiento y la pregunta en los labios de una mujer es como un cristal blindado que espanta los malos pensamientos. En cada ocasión cruzaban tres o cuatro frases, pero con solo eso supo de su vida, sus hijos, sus aficiones, era como si cada vez cayera un velo. Sin embargo ella jamás tuvo la intención de saber nada de su vida. Esa tarde no dijo nada salvo el saludo, solo esperó un rato mirando la puerta para ver si entraba alguién más. Después siguió fregando vasos y ordenando la barra una y mil veves más.
Él volvió de nuevo al ventanal a embeberse de la última luz del día, la sintió llegar silenciosa.....¿que piensas dijo ella?, no sé supongo que lo de todos, que habrá alla lejos, que hago aquí....no aquí, digo en mi vida.....otras veces no pienso nada solo observo y me quedo en paz. De improviso ella se acerco y puso su mano en su hombro sin decir nada, despues lo miró de frente y sonrió. Se oscurecieron los minutos y la luz, quedó el silencio, trás lo cual cada uno volvió a su lugar.
Deberias leer menos y ver más el mar.....- porqué? respondió él. Porque despues de hacerlo y cuando me miras por el espejo me haces sentir bién, me siento mujer como hace tiempo. ¿Acaso no lo eres?, -bueno la mayor parte del tiempo soy demasiadas cosas a la vez, pero mujer solo cuando vienes, es una tonteria quizas no lo entiendas.....cosas de mujeres.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...