martes, 12 de abril de 2011

Credo.

No busco una esclava doméstica


—máquina de fregar platos y camisas,


muñeca para desactivar—.


No serás brazalete de mi cuello


ni la curiosidad central de la vitrina.


No corderito cuaresmal


que hace el amor sin luz


porque la carne es el pecado del mundo.


Sólo quiero tu mirada de gata montés,


descubrir nuevos atrios en tu cuerpo sin iglesias


y el sitio principal en la plaza de tu pecho.




Margarito Cuéllar. México 1956.

No hay comentarios:

El pasado.

No se bien si es el pasado, el presente o el futuro quien me visita en sueños a la hora de la siesta, creo que muchas veces es la ...