sábado, 16 de abril de 2011

Cuando encuentras al amor, cuando oyes al amor autentico, es como si escucharas al mar por vez primera. Te cambia la vida del todo y ya no puedes pasar sin él. Puede que seas tan afortunado que lo tengas cerca, puede que solo puedas verlo de vez en cuando, estar a su lado, oír su voz, quizás sentir su mano entre las tuyas. Pero sabes cómo es su aroma, su sonido, el tacto de su piel. Entonces tu corazón deja de pertenecerte, camina a tu lado pero con su propio paso. Se acelera, se adormece, canta, ríe o llora. Cuando miro sus ojos, cuando me acuno en su sonrisa es como si oyera el mar dentro de una caracola.

No hay comentarios:

Un deseo.

Anoche se quemaron  millones de deseos escritos en papel en las hogueras de San Juan. Hace un año quemé  el mio, se hizo realidad po...