A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 25 de abril de 2011

Dos tazas de café recién hecho.

Hasta aquí llega el aroma del café recién hecho. he pensado dejarte una taza en la mesita junto a la cama y que duermas hasta entrada la mañana. Ayer fue un día de esos completos, la noche mejor aún, todo falsamente improvisado. Llevaba varias semanas preparándolo, desde el restaurante hasta la camisa que me puse, pasando por mil cosas, esas que vosotras vais anotando en esa libreta digamos, inexistente; horas de afeitado, tipo de perfume, color de chaqueta, arrugas en el pantalón, zapatos a juego, esos detalles de aparente desarreglo que diligentemente ponéis en orden......siempre una mano femenina para poner las cosas en su lugar.


Todo se aprende como en la universidad, vamos pasando por las manos de buenas, malas y horribles profesoras y el resultado final es lo que hoy importa. El momento cumbre es.......cuando te quitas la armadura, digo la ropa. Hablaba el otro día con un amigo sobre eso de los príncipes azules, me pregunto porqué ese invento de armaduras, espadas rutilantes, entrar en la gruta para despachar al dragón con halitosis y algo pasadito de colesterol. Porqué se dejaran atrapar las princesas por semejantes individuos digo yo. Después hay que ir a sacarlas de allí. No solo eso sino que a veces mueres, es lo peor de ser héroe que debes morir en el intento. Todo porque a alguien, se le olvido empaparlo enterito en sangre de dragón y se dejó un resquicio en algún lado, justo donde le clavará la flecha un esbirro malvado. Y lo de Aquiles, cómo después de despachar a Héctor puedes creer que lo eliminen con un flechazo en el talón. Bastaba un torniquete, a lo mucho ir dando saltitos un mes. Pero no, muere.


Por eso mismo estoy aquí anundándome la corbata y poniendo dos tazas en la cocina, porque pasas de castillos y armaduras, porque te sumerges durante la cena en mi mirada, cuando hablábamos del vino y me dejas que te lo cuente, aunque lo sepas mucho mejor que yo y porque en ese momento final, estés de acuerdo en tirar conmigo el libreto al cuerno y zambullirnos de cabeza en eso llamado deseo y pasión. ¿Acaso existe una forma mejor de morir...juntos?.


Buenos días corazón......un café?.










Óleo sobre lienzo de Joaquín Torrents Lladó

1 comentario:

Isabel P. dijo...

si ,descafeinado y con sacarina por favor¡¡¡¡.
me encanto tu relato¡¡¡

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...