A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 15 de abril de 2011

Llega mi ciudad y mi gente.

Comienza hoy un terremoto en mi ciudad, cuando intento explicárselo a un amigo venido de fuera, procuro sintetizar quinientos años en pocas palabras, pero es imposible. Es una locura de los sentidos, de los aromas, de las luces, de las sombras. Una sensualidad que te embriaga, creyente, profana, intima, profunda, que te atrae o te aleja según te encuentres. Todos vuelven a sus raíces, buscan aquella esquina, aquel naranjo, aquel momento donde se enamoro por vez primera, donde su abuelo solía sentarse con él en sus rodillas. Sevilla es una ciudad con grandes cambios aparentes e inevitables, pero continuista en su tradición. En una vorágine sin medida, se trabaja, se pasea, se observa y se es observado. Se repasa todo el álbum de fotos íntimas que llevamos en la memoria y…..aparentemente todo está en su sitio. Si participas en el cortejo de una hermandad llega esa tarde y te incorporas a “tu lugar”, allí eres el hermano número XXX, cuanto más viejo eres, más cerca de las imágenes vas. Solo pierdes el sitio tras tu muerte. Este particular sentido de la pertenencia te hace ser individuo único e irrepetible, indiferente a la clase social, al dinero o títulos. El “rito de paso” de cada año vuelve a suceder, se incorporan los jóvenes rompiendo moldes, reviven los viejos sus mocedades y entre todos se forma “ un todo”, donde todos se reconocen. Vuelve la magia. El resto ya sea superficial o profundo vendrá con usted.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...