A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 20 de abril de 2011

de Príncipes azules e Islas desiertas..





Porqué las mujeres sueñan con príncipes azules y nosotros con islas desiertas y lejanas, preguntó Abercrombie de improviso. Mi amigo y camarada, repasaba conmigo los anzuelos sentados cómodamente en la popa. Es en esos momentos cuando se me vuelve filósofo o poeta.
Pues no sé qué decir, repuse, debe ser un sueño que tenemos todos. Los hombres soñamos descubrir algo por primera vez como es, conquistar una tierra hasta entonces desconocida y ellas lo mismo, un amor maravilloso en el interior de un hombre por descubrir. Lo malo es que ya no quedan islas desiertas y me temo que príncipes tampoco. Es un mito o una historia parecida a la de Ulises y Penélope en la Odisea. ¿Entonces no crees en el amor?, pues claro respondí, creo lo mismo que en las puestas de sol o en las tormentas, son hechos físicos, pero a los que se puede sacar mucho provecho literario. Jope hoy estas muy simplista y práctico creo yo, dijo Abercrombie.
En absoluto, veras….cuando sales a descubrir una isla no tiene que estar ni cerca ni lejos, tendrá eso sí aspecto de isla, con alguna palmera y arena dorada, pero es la isla la que te hará sentir que has llegado a tu destino, en realidad es ella quien te descubre. Tu solo debes navegar con los ojos y la mente abierta, disfrutando el mar, las brisas y todos tarde o temprano varamos en la playa de nuestra isla. Si tienes un modelo de isla seguro que no la encontraras. Lo de los príncipes es lo mismo, muchas mujeres van con un molde como el de un bizcocho y ninguno encaja dentro, otras después de tener uno intentan desarmarlo o volverlo a armar. Generalmente les sobran o faltan piezas y la mitad quedan inservibles.
Total dijo Abercrombie que no existe solución. Al contrario respondí, mira siempre hay un día en que frenas en seco ante unos ojos, una sonrisa, un tono de voz…..y no necesitas de más datos, estás ante tu isla o tu príncipe, aunque puede que te pille en mal momento, pero existía. Lo que si debes hacer es no intentar ni lo del molde del bizcocho, ni redecorar la isla. Considérate afortunado y vive.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...