A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

sábado, 25 de junio de 2011

...........


Estas tan cerca y tan lejos.......A lomos del viento suave de poniente, siento la tierra bajo los pies, deslizo la palma de la mano sobre las espigas de avena, sobre las amapolas y mis palabras se van derramando. Te siento lejos aunque aun tenga, el sabor de un beso ya lejano en mi boca, el chisporroteo de tus ojos mientras hablas atropeyadamente............. hoy paseo contigo y con el viento.

viernes, 24 de junio de 2011

Noche de copla.


Noche de amor perfecto, amargo, oscuro.
Presente comprendiéndose a sí mismo
hinchado al fin de vida. El mundo,
tal vez innecesario. El vello desprendido
sobre la piel muy húmeda. Anacrónicamente,
la colcha años cuarenta
con cinco japonesas azuladas.

Aurora Luque. Almería 1962

Miel amarga.


Deja en silencio la noche,
deja abierta la ventana
y deja pasar la luz
que ilumine mi alborada.
Aparta las nubes frías
que están lloviendo en mi alma,
gotas de triste rocío
y gotas de miel amarga.
Déjame en la mar tranquila
una barca preparada,
fijada al mástil de argenta
una vela desplegada,
el timón virado al sur,
y en la quilla una almohada,
que quiero soñar tu cuerpo,
que quiero soñar tu cama,
y quiero soñar que cuento
los lunares de tu espalda,
besándolos de uno en uno
en una noche entregada.
Que una canción de tus labios
me arrulle en la madrugada,
y que trinen en tus manos
las cuerdas de tu guitarra,
que sus trinos me conduzcan
por toda la mar en calma,
y que me arrastre a tu orilla
un suave viento de escarcha.


Rosario Bersabé Montes. Ecija (España) 1944

miércoles, 22 de junio de 2011

Cuestión de "Salero".





Hacerse mayor es una tarea que nos ocupa cada día de nuestra vida, hacerse viejo puede ser algo paralelo, pero no tiene porqué. Uno comienza a ser mayor un día que nota que se le mueve su primer diente, esos que nos crecen de muy pequeños. Que horrorrrrrrrrrrrr nos miramos corriendo en el espejo y vemos como se bambolea hacia todos lados. No te preocupes dicen los mayores, cuando termine de caerse lo colocas bajo la almohada y el ratón Pérez vendrá a dejarte un regalo. En ese momento dejas de ser un poco niño.
Cuando en vez de dientes de leche se te caen los sueños, las ilusiones, las esperanzas. Cuando mirar un atardecer entornando los ojos, te resulta ya aburrido. Cuando tu piel deja de leer poesías, en esas manos que se deslizan suavemente por ti. Cuando esos pelillos de la nuca no se ponen de punta, ante la mirada brillante de una mujer. Cuando una luna llena grande y regordeta no te arranca un suspiro, Cuando estar al lado de una buena persona no te achucha eso que llamamos corazón……entonces no solo eres mayor, lo que eres es un viejo.
Me mandaron en un mensaje……..”Mientras no mudes tus primeros ojos, seguirás siendo joven”. Por un momento recordé mi primer diente, aquella moneda, aquel niño. No tengo palabras para agradecer esa frase, porque a partir de ese momento he guardado cada sueño, cada plan descabellado de dar la vuelta al mundo navegando, todos mis apuntes del libro inacabado, incluso sacaré brillo a las telarañas del desván de mi cabeza.
Me encanta ver la vida, me encanta oír una sonrisa, el aroma de una piel enamorada y asomarme de puntillas a unos ojos negros con mis primeros ojos. Ver en ellos la luna llena, el rayo verde, una tarde con un crepúsculo de color rojo pasión y poder soñarlos en sueños. Esta vez nadie me convencerá en cambiarlos por ninguna moneda. Aun no se acuño.

martes, 14 de junio de 2011

“La pesadilla de Peter Pan”.


Cada vez que hay luna llena yo cierro las ventanas de casa, porque el padre de Mendoza es el hombre lobo y no quiero que se meta en mi cuarto. En verdad no debería asustarme porque el papá de Salazar es Batman y a esas horas debería estar vigilando las calles, pero mejor cierro la ventana porque Merino dice que su padre es Jocker, ý Jocker se la tiene jurada al papá de Salazar.

Todos los papás de mis amigos son superhéroes o villanos famosos, menos mi padre, que insiste en que él sólo vende seguros y que no me crea esas tonterías. Aunque no son tonterías porque el otro día Gómez me dijo que su papá era Tarzán y me enseñó su cuchillo, todo manchado de sangre de leopardo.

A mí me gustaría que mi padre fuese alguien, pero no hay ningún héroe que use corbata y chaqueta a cuadritos. Si yo fuera hijo de Conan, Skywalker o Spiderman, entonces nadie volvería a pegarme en el recreo. Por eso me puse a pensar quién podría ser mi padre.

Un día se quedó leyendo el periódico y lo vi todo flaco y largo en el sofá, con sus bigotes de mosquetero y sus manos pálidas, blancas blancas como el mármol de la mesa. Entonces corrí a la cocina y saqué el hacha de cortar la carne. Por la ventana entraban la luz de la luna y los aullidos del papá de Mendoza, pero mi padre ya grita más fuerte y parece un pirata de verdad. Que se cuiden Merino, Salazar y Gómez, porque ahora soy el hijo del Capitán Garfio.

Fernando Iwasaki. Perú, 1961.

viernes, 10 de junio de 2011

¿Nos vamos?





El gordo del contrabajo seguía absorto marcando el compas con sus dedos agarrotados. Levante mis ojos a través del la oscuridad del local y el humo, te vi entrar y quedarte parada, tus manos dentro de las solapas de tu gabardina, me buscabas sin encontrarme. Achinaste tus parpados para enfocar mejor, me gusta ese gesto. Di una larga bocanada a mi cigarrillo y lo aplaste lenta y firmemente en el cenicero, de un trago apure mi copa. Empujé mi silla con las piernas hacia atrás, me ajuste la chaqueta y fui hacia ti. No me viste hasta el último momento, entonces, pasaste de un atisbo de alegría a componer una falsa cara de enfado terrible, posiblemente por alguna de mis meteduras de pata. Pero esta noche no tengo ganas de tonterías ni anuncios de detergentes, llegue te cogí por la cintura y probé el sabor del carmín de tus labios, quiero decir que me lo quede todo en mi boca,
-no te preocupes creo que llevas una barra de repuesto.
-me estas arrugando la gabardina.
-mejor eso que arrugues la nariz.
-te estás metiendo con mi nariz, ¿ya no te gusta?
-eso y el resto.
-íbamos o veníamos. Pregunto ella.
-depende. Dije.
-De que, respondió la chica.
-de si vas a empolvarte la nariz aquí o después en mi casa.
-es una invitación o quizás una disculpa.
- es un subtitulo como los de las pelis, lo estoy leyendo en tus ojos.
-jajajajajajajaja debe ser que lo has escrito en mis labios.
-tu primera cariño, dijo sujetándola por la cintura y ella colocando su hombro bajo su brazo.

Tienes las mano frías.


Lo leo en tus ojos, te gusta y te intriga verme titubear cuando me acerco a ti. Eso de “tienes las manos frías” o esos dos besos algo aturrullados, desviados de tu boca en el último momento. Todo es puro nervios y ya lo sé, que no tengo edad (como cantaba Gigliola Cinquetti) para que aún me afecten estas cosas, pero hija que le voy a hacer. Si de alguien es la culpa, digamos que es tuya. ¿Tú crees que puedo mirar a ese par de ojazos como si nada?. ¿Tú crees que puedo acercarme a esos labios y mantener la calma?. Que decir de esos brazos abiertos y sentir como me aprietas contra tu pecho.
Como una máquina del tiempo mi corazón da mil vueltas hacia atrás y todos esos días grises, insulsos, desaprovechados de tantos años, vuelven a pegarse uno a uno en mi almanaque y aunque por fuera nada cambie, por dentro todo es distinto.
Por eso tengo las manos frías, porque toda la sangre está en mi corazón y mi garganta, porque recuerdo aquel beso de Gary Gable a Vivien Leigh, escaleras arriba con ella en brazos o la ternura y la música de “desayuno con diamantes”. Porque ten seguro que no me quedaría en tus mejillas, mejor amarraría mi barco en tu boca y abriría velas tan grandes como tus brazos. Por supuesto tiraría la brújula, porque digo yo……. ¿con esos ojos que puñetas de otro rumbo voy a tomar?.

lunes, 6 de junio de 2011

Caminos....




Cuando te pones en marcha llevas a veces más cosas en tu cabeza que en la mochila. Peregrinar es un tránsito, pero es tan importante llegar al final como cada paso que das. Vas cargado con preguntas, abarrotada la cabeza y corazón de ; sueños, derrotas, esos mil papelitos amarillos que pegas en tu frigorífico con “no olvidar”……A las dos horas de calor se te pega algo la lengua al paladar, la bota izquierda te aprieta, te cambias de una lado a otro del camino, llega ese momento en que te paras un momento, pones tus manos en jarras sobre tus caderas y te preguntas……” que hago yo aquí”, pensando en tu aire acondicionado y esa bebida fresquita……………..ese es el momento en que de verdad inicias tu camino. Me refiero al de dentro. Más de una vez encuentras que no se trata de respuestas, tampoco de milagros maravillosos, a veces es más sencillo, a veces se trata de que estuvieras dentro de un personaje que no era el tuyo. Basta con cerrar el libro de aquella historia, respirar profundo, mirar al horizonte y paso a paso iniciar un nuevo camino, ahora el tuyo.

domingo, 5 de junio de 2011

Ansiedad.



Ansiedad, de tenerte en mis brazos
Musitando,... palabras de amor
Ansiedad, de tener tus encantos
Y en la boca, volverte a besar

Tal vez este llorando mis pensamientos
Mis lagrimas son perlas que caen al mar
Y el eco adormecido, de este lamento
Hace que este presente en mi soñar

Quizás este llorando al recordarme
Estreche mi retrato con frenesi
Hasta tu oido llegue la melodia selvaje
Y el eco de la pena de estar sin ti.

Ansiedad, de tenerte en mis brazos
Musitando,... palabras de amor
Ansiedad, de tener tus encantos
Y en la boca, volverte a besar

viernes, 3 de junio de 2011

Lo que el agua conoce.....



Lo que la boca canta, debe aprender a perdonarlo el alma.
A los ojos del mundo real una rata es tan moral como un monje.
Todavía, el corazón es un río
manando de sí mismo, un río que no puede ser cruzado.

Se abre sobre una bahía
y se devuelve sobre sí mismo cuando entra la marea,
lleva el grito del somorgujo y las sales
de lo indeciblemente humano.

Un águila distante entra a la boca de un río
el salmón ya no corre, sus amplias alas brillan
corriente arriba hasta que desaparece
hacia la nada de donde vino.

Sólo permanece el pensamiento. Desprovisto de la astucia del águila
o de la sabiduría del gorrión, ¿adónde tornaré,
anegado en tristeza? ¿Quién conocerá lo que los árboles conocen,
la arácnida paciencia del arce joven o lo que confiesa el sauce?

Permítanme ser agua. El corazón se escancia en olas.
Escuchen lo que el agua dice.
Viento, sé un amigo.
No hay nada que yo no pudiera perdonar.





Sam Hamill . EEUU 1943.


Puesta de sol en Sanlucar de Barrameda (Cádiz).

En unos días.






Había llegado temprano, ni siquiera clareaba el día. Las personas que como él esperaban tenían cara de cansancio, algunas mujeres apoyaban sus cabezas en los hombros de sus parejas. Él se recostó en la fachada de la casa dispuesto a esperarla. De lejos, se escuchaba el rumor de la gente, una enorme muchedumbre que como las aguas del mar, subía y bajaba como obedeciendo a un anónimo director de orquesta.
Se sobresaltó al oír el tañido. Arriba en la espadaña un campanil comenzó a voltear con violencia. Su sonido agudo taladró la noche, pensó en aquello tan repetido…..la está llamando. Sintió como los vellos de la espalda y de los brazos se ponían de pie, empujando a la camisa hacia fuera. Miró a todos lados para adivinar por donde Ella llegaría, pero no vio nada. Siguió llegando gente, el campanil giraba y giraba, se fueron apretando unos contra otros, todos, unos desconocidos que al contactar se entregaban una sonrisa al mirarse a la cara. Se adivinaba un cierto nerviosismo……y la vimos. Estaba muy baja, en el suelo, solo le vimos la cabeza. Cuando ella se puso de pie vino hacia donde estábamos, derechita y se detuvo. Como cuando alguien a quien hace tiempo que no le ves. Se detuvo Ella en medio de la calle y mirándole se hablaron.
-Hola amigo, como estás., gracias por venir a verme,
-No. Soy yo quien quiere agradecértelo.
-¿El qué?, entre amigos no hay que dar las gracias.
-Veras tuve un apuro y me hubiera gustado llamarte, venir antes, ya sabes……pero siempre tengo tan poco tiempo.
-Lo sé, te conozco ya hace tantos años que no es preciso que te expliques.
Mientras que hablaban él sintió sus manos pequeñas que le tocaban. Imaginó que entre sus dedos tenía una aguja y un ovillo de hilo invisible. Con maestría fue dando puntadas muy pequeñitas….dentro de él, cosiendo esa tela liviana, ese papel de seda con que se envuelven las cosas que más queremos.
-Eres un desastre, tú crees que puedes venir a verme todos los años así. Diciendo esto pasó su mano por su cara………adiós amigo, nos vemos el año que viene.
-Aquí estaré respondió él con un hilo de voz.
Se hizo el silencio, el campanil quedó mudo, como mudos allí estábamos todos. Una espada de plata partió en dos la noche y un suspiro de alivio se adentró hacia la marisma.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...