A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 10 de junio de 2011

¿Nos vamos?





El gordo del contrabajo seguía absorto marcando el compas con sus dedos agarrotados. Levante mis ojos a través del la oscuridad del local y el humo, te vi entrar y quedarte parada, tus manos dentro de las solapas de tu gabardina, me buscabas sin encontrarme. Achinaste tus parpados para enfocar mejor, me gusta ese gesto. Di una larga bocanada a mi cigarrillo y lo aplaste lenta y firmemente en el cenicero, de un trago apure mi copa. Empujé mi silla con las piernas hacia atrás, me ajuste la chaqueta y fui hacia ti. No me viste hasta el último momento, entonces, pasaste de un atisbo de alegría a componer una falsa cara de enfado terrible, posiblemente por alguna de mis meteduras de pata. Pero esta noche no tengo ganas de tonterías ni anuncios de detergentes, llegue te cogí por la cintura y probé el sabor del carmín de tus labios, quiero decir que me lo quede todo en mi boca,
-no te preocupes creo que llevas una barra de repuesto.
-me estas arrugando la gabardina.
-mejor eso que arrugues la nariz.
-te estás metiendo con mi nariz, ¿ya no te gusta?
-eso y el resto.
-íbamos o veníamos. Pregunto ella.
-depende. Dije.
-De que, respondió la chica.
-de si vas a empolvarte la nariz aquí o después en mi casa.
-es una invitación o quizás una disculpa.
- es un subtitulo como los de las pelis, lo estoy leyendo en tus ojos.
-jajajajajajajaja debe ser que lo has escrito en mis labios.
-tu primera cariño, dijo sujetándola por la cintura y ella colocando su hombro bajo su brazo.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...