A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Me gustan las palabras.





Nuestra laringe emite sonidos que nosotros una vez modulados por la lengua los llamamos palabras, cuyo conjunto conforman los idiomas. Estos sonidos o conjunto de ellos producen cambios en los que los oímos, vibramos con sus notas. En todos los libros esotéricos, místicos, mágicos, fantásticos dar nombre a algo o alguien confería un poder a la persona, mago o chamán que lo realizaba. Ya sea Adán en la biblia o Ursula le Guin en “Un mago de Terramar”, nos dan la misma explicación.
Nuestra cultura comenzó guardándose en sagas, relatos, poemas, canciones, todo musicalidad, porque ella penetra dentro de nosotros y es más fácil tocar esa fibra de la emoción. De eso se trata, las emociones es el ingrediente principal de la memoria, solo lo que logra penetrar del brazo de la emoción quedará en nuestra mente.
Los bardos y trovadores lo sabían, como lo saben los religiosos con sus mantras, letanías y rosarios, o los militares y supporters con sus himnos, son sonidos dentro de un peculiar esquema, que unido a un escenario propicio logra penetrar en nuestro interior, elevando nuestro espíritu, derritiendo nuestro corazón, o descubriendo nuestros instintos.
Montar un buen relato es esencial para un médico, un político, un poeta, un músico o un estafador. De la cuidadosa elección de las palabras, dependerá su poder de seducción y a través de ella su éxito.

3 comentarios:

maquetinez dijo...

A mí también me gustan las palabras, o más bien su capacidad de transmitir emociones, opiniones, intenciones...quizá por eso soy logopeda, ya que como escritora dejo mucho que desear...

Capitán Smith dijo...

Hola maquetinez, cómo estás, me encanta tu vuelta. Creo que transmites más de lo que crees cuando escribes. Un beso.

Rocio Velasque dijo...

A mi también me gustan las palabras

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...