jueves, 29 de septiembre de 2011

Sin palabras.





Recuerdo que hace tiempo me interesé por un tipo de literatura del tipo “El tercer ojo”, supuestamente el autor era un Lama del Tíbet. En él entre otras cosas relataba el cómo hacer viajes astrales. Después vinieron los fenómenos paranormales, los OVNIS, en fin todo un mundo bastante entretenido.
Si tuviera que describir mi estado de ánimo diría que un gazpacho de todo eso, no sé si a distintas horas soy un OVNI dentro de mí mismo, si voy dando saltos astrales o decididamente voy de expediente X. Es como si de repente te despiertas en un lugar al que no recuerdas haber ido…..un maxi-lunes.
El caso es que como medida de protección interna-externa, me he declarado en huelga de palabras, porque siempre hay lugar para las tonterías, pero en este momento huelgan. No tengo ni idea de lo que quiero, pero bastante de lo que no quiero. Leo, observo y pongo atención a todo. El resto de mí en Stanby. Espero al sábado donde saldré como una exhalación camino del mar.

No hay comentarios:

El rumor del mar.

Hasta que un profesor plasta explicó,  que cuando colocas una caracola en tu oído lo que oyes no es el mar sino el sonido de tu rieg...