martes, 20 de septiembre de 2011

A una ausente.



" Torvo peñón que en la ribera fría
proyecta su cabeza mutilada,
yo sé de una gaviota enamorada
que va a besarlo cuando muere el día.

Carnal hechizo que adoró el ausente;
cuando mi verso, en la Siberia ignota
de la vida, fulgura de repente,

Y una dulzura extática me anega,
es tu raro cariño de gaviota,
tu viejo amor que a visitarme llega. "


Emiliano Hernández. Venezuela 1882-1919

1 comentario:

Espérame en Siberia dijo...

Es hermoso este poema, cariño. Gracias por compartir.

Muchos besitos.

El rumor del mar.

Hasta que un profesor plasta explicó,  que cuando colocas una caracola en tu oído lo que oyes no es el mar sino el sonido de tu rieg...