A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 6 de octubre de 2011

Como un Chelo.



Si algo puede equiparar el desconocimiento que un hombre tiene, sobre las reacciones de una mujer y sus motivos últimos en el amor es, el supremo desconocimiento que ellas tienen de nuestro corazón, de cómo funciona, de cómo vive, sueña o muere. Si algo pudiera hacerle entender piensen en un violonchelo. En esa orquesta que son los sentimientos nada puede acercarse a los registros, a las posibilidades, a los matices femeninos. Pero toda esa orquesta quedaría desdibujada sin este otro instrumento. Su sonido es grave, a veces solo dos pasadas del arco, si acaso brilla en un adagio, en esos momentos tristes en que la heroína se inclina ante su amado muerto o moribundo. Les invito a oír a Pau Casals y su “cant del ocells”. Entenderán como un chelo puede llenar todo un espacio y parecer que ni está.
Sabían ustedes que esta obra, fue la elegida por el ejercito aliado como clave, para la resistencia francesa, anunciando el desembarco de Normandia?. Miles de hombres anónimos murieron al día siguiente.

1 comentario:

mientrasleo dijo...

Realmente precioso

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...