A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 5 de octubre de 2011

En una avenida del parque


Desperté temprano, toda la noche me lleve soñando con tus ojos de garza, con tus manos ausentes, las busqué bajo mis almohadas pasando mis brazos bajo ellas, no se las veces que viniste en sueños y yo estaba allí.
Ya de mañana, me puse mi mochila a la espalda, llegue paseando a aquella avenida que un día elegimos tú y yo. Elegí el encuadre, dibujé uno, quizás hasta seis. Me quede parado, mirando absorto todos aquellos colores dorados del incipiente otoño, todos los tenía en mis pocillos. Pero ni un solo dibujo se acercaba a la realidad de enfrente. Cerré mis ojos, respire hondo, cerré los pestillos de las ventanas de mi memoria, entorné las celosías de mis recuerdos y miré otra vez nuestra avenida. Se disipó el frío y una luz dorada ilumino los álamos. Donde solo existió el gris y el negro ahora aparecieron mil tonalidades. Los pinceles bailaron sobre el papel, trazaban, recogían el agua, difuminaban el color y allí dentro del papel volvimos a pasear tú y yo como aquella mañana.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...