A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

sábado, 1 de octubre de 2011

Las cosas de mi abuela




Nos partíamos de la risa cuando mi abuela en medio de las gallinas les decía a mis hermanas…….niña procura que el hombre que te toque de marido sea; trabajador, que no beba, que no juegue a las cartas, que te cuide y que no te pegue. Para los hombres el consejo era más difuso, pero existía. Que fuera limpia, te quiera, buena madre, que llevara bien la casa y que no diera que hablar. Yo para entonces soñaba con Liz Taylor, Natalie Wood, ensayaba besos en el espejo, atusaba mi flequillo con agua y jabón, iba de carabina a los bailes……en fin “mis aspiraciones y requisitos” distaban de los de mi abuela.
Una vez transitado varias décadas de vida, he vuelto a recordar aquellos consejos, supongo que encerraban miles de años de experiencias. Quizás alguno tendría que redefinirse, pero en el fondo y esto es de mi cosecha, si los uniéramos en un “mix”, se nos puede aplicar hoy a todos sin diferencias de sexo.
Es evidente que el maltrato y la violencia de sexo es muchísimo mas numerosa y grave por parte de los hombres. Dicen algunos expertos que es el final de un modelo y la inadaptación de esos hombres al nuevo. Pienso que es algo más y que poco a poco lograremos erradicarlos. Más cuando esto comience a remitir, emergerá el maltrato del otro sexo, que de todo hay, que es mas desconocido, sutil, oculto, pero igual de doloroso y aniquilador.
La aspiración y el deseo de mi abuela era que fuéramos felices, nada más. Todo es más simple de lo que parece, observar a nuestr@ amad@ y ver si es feliz. Los síntomas son bien conocidos, si no los vemos es que algo estamos haciendo mal.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...